La diputada liberacionista Viviana Martín renunció este martes a su curul para asumir el puesto de gerente de relaciones públicas en la empresa Taca, informó la propia legisladora en conferencia de prensa.

Esta es la segunda baja en la bancada oficialista en los últimos días, tras la renuncia del diputado Francisco Chacón, quien pasará a ocupar un alto cargo en la Casa Presidencial.

Martín fue la primera jefa de fracción liberacionista en el actual Congreso, puesto en que tuvo un polémico desempeño pues mantuvo fricciones con varios miembros de la bancada.

Fue también la abanderada de los intentos por aprobar un abultado aumento salarial a los legisladores en las primeras semanas de la administración Chinchilla, intento que fue frustrado por un fuerte rechazo popular.

Martín explicó que había tomado la decisión en conjunto con su esposo y sus hijos, mientras que la Casa Presidencial lamentó la partida de la legisladora.

La presidencia destacó el papel protagónico que desempeñó Martín en el trámite de varios proyectos como la Ley de Tránsito, la Ley Antitabaco, la regulación del porteo y un crédito de 132 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La presidenta Laura Chinchilla y su equipo de gobierno "entienden que las personas cuyo desempeño profesional es destacado, siempre estarán sujetas a recibir ofertas laborales importantes desde el sector privado, aunque estén sirviendo al país en el sector público, como es el caso de la diputada", indica un comunicado oficial.