Proyectos como el de energía eólica que desarrolla Coopesantos son alternativa, según el movimiento social.
Proyectos como el de energía eólica que desarrolla Coopesantos son alternativa, según el movimiento social.

El desarrollo de una política de soberanía energética; la reestructuración de la Caja Costarricense del Seguro Social; el fomento productivo; el empleo decente y la reforma fiscal son los cinco ejes del planteamiento, sobre el cual las organizaciones sociales hacen diversas propuestas.

“Compartimos múltiples preocupaciones y  sueños.  De éstos, el sueño fundamental es, sin duda alguna, el de una Costa Rica inclusiva y solidaria, capaz de retomar el camino de la igualación social y económica de sus habitantes”, señala el manifestó.

“Las brechas se han profundizado y se expresan despiadadamente en los diferentes ámbitos de la sociedad: en la exclusión social, en el sector productivo, en el ámbito laboral, en la discriminación de colectivos diversos, en la degradación ecológica, en el sistema educativo, el tributario, energético, del transporte, en la infraestructura y en los conflictos de interés de la CCSS, entre muchos otros ámbitos”.

Ante estos problemas, “ existe hoy una ventana de oportunidad que, bien aprovechada, permitiría dar un verdadero golpe de timón que nos enrumbe hacia esa Costa Rica inclusiva y solidaria que todos y todas añoramos”, afirman las organizaciones.

El documento, que plantea llegar a acuerdos sobre todas estas materias con base en un diálogo permanente entre distintos sectores de la sociedad y las futuras autoridades, es suscrito por organizaciones campesinas como UPANACIONAL, empresas cooperativas como Coopealianza,  organizaciones no gubernamentales, sindicatos como la ANEP y centrales sindicales.

Las iniciativas

Sobre la CCSS, el movimiento social plantea que los grandes problemas de la Caja se centran en el conflicto de interés privados y públicos que se mezclan en la institución, por lo que propone tomar medidas de fondo para resolver esta contradicción. Ello implica cambios radicales en la presidencia ejecutiva, la Junta Directiva y las máximas jefaturas, en particular las gerencias.

Sobre esa base, afirman, se deben afrontar los problemas de las listas de espera para citas con especialistas, exámenes de laboratorio y cirugías.

Otro de los planteamientos centrales de la iniciativa consiste en una reestructuración del  sistema financiero a partir de la creación de una Banca de Desarrollo bien financiada y dirigida a apoyar a los sectores productivos.

También plantea la aprobación de un “Plan de Trabajo Decente”  para lo cual propone, entre otras medidas, la ratificación de la Reforma Procesal Laboral, aprobada por la Asamblea Legislativa y vetada luego por la presidenta Laura Chinchilla.

En el campo energético señala la necesidad de fortalecer el ICE y Recope y apoyar el desarrollo de proyectos de energía alternativa por parte de cooperativas, todo con el fin de reducir la dependencia del país respecto del petróleo y desarrollar un modelo que garantice la soberanía energética.

La propuesta formulada a Solís reconoce la necesidad de una reforma fiscal como eje de los cambios que debe experimentar el país, debido al estado de las finanzas públicas que impide atender una serie de necesidades por parte del Estado.