Cerca de 8.000 noches de hotel canceladas desde que apareció el coronavirus en Costa Rica.

 

La crítica situación fue revelada por La Cámara Nacional de Turismo (Canatur), tras un sondeo entre entidades afiliadas.

“Las cancelaciones de reservas se han intensificado esta semana, en plena temporada alta, lo cual está dando un duro golpe a la industria turística”, afirmó CANATUR en un comunicado de prensa.

La Cámara Costarricense de Hoteles (CCH) reportó más de 8.000 noches de hotel canceladas hasta el momento, algunas para el mes de marzo pero principalmente para abril, mayo y junio. Así mismo, proyecta un descenso de ventas futuras que oscila entre un 5% y un 50% en diferentes hoteles del país.

La Asociación Costarricense de Agencias de Viajes (ACAV) indicó que las agencias emisoras han tenido que cancelar cerca del 90% de las reservaciones hechas a Europa y Oriente, y las reservas a futuro han caído en un 50%.

Por su parte, la Asociación Costarricense de Operadores de Turismo (ACOT) comunicó que algunos de sus empresarios tuvieron cancelaciones importantes de grupos de turistas japoneses y grupos de estudiantes, principalmente de estadounidenses, que tenían planeado disfrutar de sus vacaciones de primavera en el país.

La Cámara Nacional de Turismo señaló que lo más preocupante para el sector es la tendencia la baja en las reservas para todas las actividades turísticas consultadas para los meses posteriores.

“Ante este panorama y los recientes acontecimientos a nivel global, Canatur hace un urgente llamado al Gobierno de la República para se tomen en consideración estas afectaciones y se implementen medidas de apoyo a los empresarios, con el fin de evitar un colapso económico que derive en despidos masivos y la incapacidad de las empresas para hacerle frente a sus obligaciones”, señala el comunicado.

Asimismo, la entidad empresarial hizo un llamado a los propietarios de hoteles y otros centros de atracción turística a que apliquen con rigurosidad las medidas sanitarias en sus establecimientos, a fin de contener la propagación del virus y proteger a colaboradores y clientes.