Las calles de San José lucieron vacías este fin de Semana Santa.

El director de Vigilancia de la Salud, del Ministerio de Salud, Rodrigo Marín, detalló que de sábado a domingo aumentó en 18 el número de casos confirmados, mantenimiento la tendencia de los últimos días de un crecimiento “lineal” y no “exponencial” de la pandemia.

De los 595 afectados, 310 son hombres y 285 mujeres; 31 son adultos mayores y 22 menores de edad.

Por otra parte, Marín informó que 19 personas se encuentran hospitalizadas y de ellas 14 en unidades de cuidados intensivos; una más que el sábado. Las edades de estos pacientes van de los 35 a los 85 años.

Los casos se encuentran distribuidos en 59 cantones de las siete provincias, pero las mayores concentraciones se presentan en los cantones de San José, Alajuela y Desamparados.

A la fecha, 6.167 personas han dado negativo a las pruebas efectuadas para determinar la presencia del coronavirus.

 

Confiarse sería un grave error

Por su parte, el presidente ejecutivo de la Caja del Seguro Social (CCSS) llamó la atención sobre el hecho de que ya van casi 600 casos en Costa Rica, lo que consideró una cifra importante que debe llamar a la prudencia.

“Es cierto que hemos podido mantener la pandemia dentro de ciertos límites, que el crecimiento es lineal y no exponencial, pero no podemos confiarnos”, señaló el jerarca, quien advirtió que un descuido puede provocar una expansión de los contagios y complicar al sistema de salud.

“No hay sistema de salud en el mundo que pueda dar abasta con un crecimiento exponencial de los contagios”, afirmó, y recordó que países mucho más ricos y poderosos que Costa Rica han sido “arrodillados” por un crecimiento descontrolado de la pandemia.

El funcionario dijo que “vendrán días mejores”, pero en este momento es esencial mantener las medidas de aislamiento y reforzar los hábitos de higiene, especialmente lavarse las manos con agua y jabón con tanta frecuencia como sea posible.