El directorio invitó a las nueve fracciones que integran el actual Congreso a designar representantes, uno por cada agrupación política, para analizar y proponer una reforma al reglamento legislativo.

La moción aprobada la tarde del lunes establece a la comisión, que será coordinada por el presidente legislativo Henry Mora,  un plazo de seis meses para proponer las reformas necesarias.

Anteriores congresos fracasaron en ,el intento de aprobar la reforma, que se considera indispensable para agilizar los debates y llegar a la votación de temas que al país le urge definir, en un sentido u otro.

Una de las principales amarras al trabajo legislativo reside en la posibilidad que tiene un solo diputado de interponer un número indeterminado de mociones y obligar a los demás a discutirlas y votarlas, con lo cual puede lograr que se consuma el tiempo destinado al trámite de un determinado poryecto.

Situaciones de este tipo se han presentado con temas de gran trascendencía como el reconocimiento constitucional del agua como derecho humano, lla fecundación in vitro o el reconocimiento de los derechos civiles a las parejas del mismo sexo.

El caso más reciente fue el de Banca de Desarrollo, en torno al cual se logró establecer un consenso bastante generalizado entre las distintas fracciones del Congreso que terminó el pasado 30 de abril, pero no pudo aprobarse por la obstrucción de un solo diputado que representaba los intereses de un pequeño banco privado.