Impulsan un retorno a la “liberalización”

Temer, líder desde hace una década y media del PMDB, un partido de claras tendencias derechistas que se autorotula “de centro”, ha sobrevivido durante 30 años a todas las luchas intestinas de los partidos que negociaron una y otra vez con la dictadura militar y que luego devinieron democráticos de buenas a primeras.

Temer había logrado un acuerdo con el PT, que resultaría fatal para los intereses populares finalmente. Se convirtió en el número 2 en la plantilla para las elecciones, trepando a la vicepresidencia, desde donde se abocó a cuestionar desde el vamos las acciones del PT, que le había llevado al Palacio de Planalto.

Dilma llegó a llamarlo “traidor” y “jefe de la conspiración”, pero sus denuncias en absoluto hicieron retroceder al abogado. Cuando en un audio filtrado, a seis días de la votación contra Dilma en diputados, Temer convocaba “al pueblo brasileño a un gobierno de salvación nacional”, todo demostró que las cartas estaban echadas por demás. Temer ya tenía armados todos los ministerios con personas de su confianza.

El hombre en su hora clave

Según una reciente encuesta de Datafolha, Temer tendría solamente entre el 1% y el 2% de apoyo popular en las urnas si se presentara hoy a las elecciones. Y es que Michel Miguel Elias Temer Lulia nacido en 1940 en una chacra del interior paulista, menor de ocho hermanos de una familia de inmigrantes libaneses católicos llegados a Brasil a finales de la década de los años 20´, ha contactado siempre con lo más rancio del país y muy poco con su pueblo.

Casado en terceras nupcias, con una ex concursante de concursos de belleza -43 años menor que el marido- cuenta con el respaldo de la sociedad paulista y de los conservadores en general, en tanto además de tener cinco hijos, acaba de dejar embarazada a su mujer –Marcela- del sexto vástago. “Bella, recatada y de su hogar”, califica a la esposa, la revista Veija.

Temer, que está involucrado en las investigaciones por la corrupción de Petrobras, y su nombre aparece en varias de las confesiones de los que negociaron menor pena por declaración, está además inhibido para ser candidato en la elección de 2018: sus donaciones a campañas electorales por montos superiores a los legales lo tienen en arbitraje de las autoridades.

Pese a lo anterior, es el presidente en ejercicio del Brasil.