Foto con que acompañó su tuit contra el intervencionismo extranjero en Cuba y el Bloqueo de más de 60 años que sufre la Isla, el presidente de Bolivia, Luis Arce. 

“Expresamos nuestro pleno respaldo al pueblo cubano en su lucha contra las acciones desestabilizadoras. Cuanto más el gobierno de #Cuba avanza en la salud y la ciencia, más enfrenta la desinformación y el ataque extranjero. #EliminaElBloqueo” escribió en su cuenta de Twitter el mandatario boliviano Luis Arce.

De las protestas registradas el domingo en Cuba unos hablan de miles y otros de cientos de personas las que protestaron. En la comunidad internacional las reacciones fueron dispares.

El presidente de México, Manuel López Obrador, ofreció a enviar ayuda humanitaria a la Isla en caso de ser necesario y exigió "que se respete la autodeterminación del pueblo cubano". Su par estadounidense, Joe Biden, llamó al gobierno de Cuba a "escuchar" a los manifestantes que exigen "el fin de la represión y la pobreza".

La cancillería rusa, por su parte, advirtió contra cualquier "injerencia externa" en la Isla, mientras que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, expresó su condena "al régimen dictatorial cubano".

LA PREVISIBLE POSICIÓN DE EE.UU

"Estamos con el pueblo cubano y su claro llamado a la libertad y al rescate de las trágicas garras de la pandemia y de las décadas de represión y sufrimiento económico al que han sido sometidos por el régimen autoritario de Cuba", expresó el presidente Joe Biden a través de un comunicado. "Estados Unidos pide al régimen cubano que, en lugar de enriquecerse, escuche a su pueblo y atienda sus necesidades en este momento vital", agrega el texto.

El gobierno de Cuba acusa a Washington de estar detrás de las inéditas protestas registradas el domingo. La administración Biden ha ignorado a Cuba hasta ahora, en sintonía con su antecesor Donald Trump. De hecho, además de un bloqueo que lleva varias décadas, el gobierno demócrata mantiene al país en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo.

Pero en términos electorales, Cuba tiene una importancia creciente en la política estadounidense. La fuerte presencia de cubanos y de cubano-estadounidenses en Florida, uno de los estados clave para alzarse con la presidencia, tiene mucho peso en las elecciones.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, también fustigó al gobierno de Cuba por "reprimir" y "confrontar" contra quienes ejercen "su derecho de protesta". "Mucha gente cree que nunca tendremos una situación como esa, que nunca llegaremos a ser Venezuela, que no tendremos problemas como tienen otros países. Fueron a pedir alimento, electricidad y libertad. Y hay gente en Brasil que apoya a Cuba, que apoya a Venezuela", dijo el líder de ultraderecha en su saludo a simpatizantes que lo esperaban a su salida en el Palacio da Alvorada, la residencia presidencial.

Desde la otra vereda, la vocera de la Cancillería rusa, María Zajárova, respaldó a La Habana en las "medidas necesarias" en el marco de la Constitución y las leyes para "reestablecer el orden público en interés de los ciudadanos del país" tras las protestas que sacudieron a la nación caribeña el domingo.

"Consideramos inaceptable cualquier injerencia externa en los asuntos internos de un Estado soberano y toda acción destructiva que favorezca la desestabilización de la situación en la Isla", indicó el ministerio de Relaciones Exteriores ruso en un comunicado, y destacó "que sigue de cerca la evolución de la situación en Cuba y sus alrededores".

RECHAZO A LAS POLÍTICAS INTERVENCIONISTAS

En la misma línea el presidente de México, Manuel López Obrador, rechazó las políticas "intervencionistas" que se aplican contra Cuba y ofreció enviar ayuda humanitaria. México podría "ayudar con medicamentos, con vacunas contra la Covid-19, con lo que se requiera y con comida, porque la salud y la alimentación son derechos humanos fundamentales", dijo el mandatario de izquierda en su conferencia de prensa matutina, rechazando "el manejo político intervencionista".

"La verdad es que si se quisiera ayudar a Cuba, lo primero que se debería hacer es suspender el bloqueo como lo está solicitando la mayoría de los países del mundo", agregó López Obrador sobre el embargo que Estados Unidos aplica a la Isla desde hace seis décadas.

El mandatario subrayó que ese "sería un gesto verdaderamente humanitario" porque "ningún país del mundo debe ser cercado" de esta manera.

López Obrador apeló a la resolución de la Asamblea General de la ONU contra el bloqueo a Cuba, aprobada el 21 de junio anterior, con 184 votos a favor y dos en contra (EE.UU. e Israel).

En tanto el presidente de Bolivia, Luis Arce, expresó su "respaldo" al "pueblo cubano" que "lucha en contra de las acciones desestabilizadoras". En su cuenta de Twitter, Arce agregó que "cuanto más el gobierno de Cuba avanza en la salud y la ciencia, más enfrenta la desinformación y el ataque al extranjero", acompañando el mensaje con una imagen de la bandera cubana y la frase "elimina el bloqueo".

"Los problemas en Cuba deben ser resueltos por los cubanos, sin ninguna injerencia, mucho menos de quienes mantienen un criminal bloqueo desde hace 60 años", destacó el mandatario boliviano.