A esta conclusión llegó un análisis elaborado por el área de Servicios Económicos para el Desarrollo de la CGR, motivado por estudios anteriores que ya habían reflejado “múltiples debilidades” en la gestión administrativa de Judesur.

El análisis revela que la cartera de inversiones de Judesur, al 31 de diciembre de 2012, llegaba a la cifra de 11.599 millones, cifra que “está siendo manejada sin una estrategia general para la administración  de las inversiones, lo que se considera inadecuado considerando la cantidad tan importante de recursos que se ejecutan”.

La CGR afirmó que la práctica de Judesur ha sido invertir en títulos financieros del gobierno a muy corto plazo, por lo cual ha dejado de percibir sumas significativas en concepto de intereses.

“Según cálculos realizados por la CGR, para el período 2009-2011, si JUDESUR hubiese invertido en títulos valores a  plazo de 1 año, hubiese tenido ingresos adicionales por más de ¢196 millones”, precisa el informe.

Por otra parte, existen debilidades en la gestión de cobro de una cartera de 6.200 millones de dólares, especialmente de financiamientos para estudios universitarios y proyectos de pequeña empresa reembolsables, lo cual genera “altas tasas de morosidad”.

El rubro de becas universitarias tiene un saldo de cuentas por cobrar de 3.008 millones de colones al 31 de marzo de 2013, cifra de la cual el 26% presenta “alto riesgo de incobrabilidad”.

Judesur es una institución pública creada por ley, cuya misión es procurar el desarrollo de la zona sur del país, mediante el impulso de la educación, el financiamiento de obras públicas y el apoyo a los proyectos de pequeña y media empresa.

Los recursos los obtiene directamente de un canon que pagan las empresas del depósito libre de Golfito.