Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, frente a un mapa que muestra las áreas dadas por la CIJ a Nicaragua. (Foto Xinhua)
Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, frente a un mapa que muestra las áreas dadas por la CIJ a Nicaragua. (Foto Xinhua)

Acompañado de la canciller María Angela Holguín y del ministro de Justicia, Alfonso Gómez, el presidente presentó este jueves la demanda que busca que Colombia pueda renunciar a ese acuerdo y no se vea obligado a reconocer los fallos de la CIJ.
La acción del Jefe de Estado forma parte de la estrategia para defender la soberanía de Colombia  frente al fallo emitido por el tribunal internacional con sede en La Haya, Holanda, que hace 10 meses despojó al país de 75.000 kilómetros cuadrados de mar y se los entregó a Nicaragua al redefinir la frontera marítima entre ambas naciones.
"Hay dos artículos de ese tratado (Pacto) que violan claramente una disposición de nuestra Constitución, porque dicen que el país tiene que cambiar los límites, las fronteras, automáticamente en virtud de algún fallo de la Corte Internacional de Justicia", dijo Santos.
Reiteró que la Constitución de Colombia ordena claramente que cualquier modificación de las fronteras tiene que surtir un procedimiento, un tratado que tiene que aprobarse en el Congreso de la República, por lo que el fallo de La Haya es inaplicable.
"Ese es el sentido de la demanda y hemos pedido por esta demanda que la corte (CIJ) se pronuncie sobre el particular", señaló el mandatario, quien esta semana anunció las acciones que emprenderá Colombia frente al fallo.
La búsqueda del apoyo de países como Jamaica, Costa Rica y Panamá en la denuncia de lo que se ha denominado "pretensiones expansionistas" del gobierno de Nicaragua también forma parte de la estrategia integral emprendida por Colombia.
Para este fin, en los próximos días Santos entregará al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, una carta en la que se demanda las intenciones de Nicaragua, la cual será firmada por los dirigentes de Jamaica, Costa Rica y Panamá.
Entre tanto, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, pidió a su par colombiano no hablar de "expansionismo" y acatar el fallo emitido por la CIJ, en tiempos que debe primar el derecho sobre la fuerza.
El Pacto de Bogotá es un tratado internacional suscrito en 1948 por los países de América reunidos en la novena Conferencia Panamericana que se llevó a cabo en la capital colombiana.