El procedimiento disciplinario administrativo contra Solano Muñoz, busca determinar la situación real experimentada en este recinto universitario durante su gestión donde el testimonio de varias estudiantes de esta sede, lo señalan como probable autor de acoso y otras conductas indebidas. Su renuncia al cargo de director de la Sede de Guanacaste de la UCR, ubicada en Liberia, no lo exime de la responsabilidad si se llegará a comprobar, aclararon las autoridades de la UCR.

El rector Henning Jensen, solicitó el procedimiento a la Comisión Instructora Institucional, instancia interna encargada de investigar y esclarecer cualquier irregularidad de índole administrativa en la Universidad.

La medida fue comunicada al funcionario este jueves, quien de inmediato presentó la renuncia al cargo de director de la Sede a las autoridades administrativas. El proceso administrativo en su contra continúa ya que sigue vinculado a la institución como docente.

La Vicerrectora de Docencia, Marlen León, explicó que el inicio de este proceso se debe a la omisión de acciones por parte de Solano respecto a las denuncias sobre acoso sexual planteadas de manera pública por parte estudiantes y funcionarias.

Además señaló que la medida considera que existió falta de colaboración por parte del funcionario cuando el equipo de investigación designado por la institución lo contactó para indagar sobre la situación experimentada en la Sede.

León detalló que, durante el proceso, Solano se mantendrá desarrollando acciones administrativas y de investigación, pero que a partir de hoy, se separará por completo de cualquier labor que implique contacto con la población estudiantil.

Este anuncio se da luego de que el movimiento estudiantil, liderado por la colectiva regional “Me pasó en la UCR, se manifestara en las instalaciones de la Sede y remitiera a la administración una lista de peticiones concretas.

La administración analiza también la posibilidad de consolidar la presencia de la Comisión Institucional contra el hostigamiento sexual en la Sede de Guanacaste, medida que también fue solicitada por las estudiantes esta semana.

Recuento de la problemática en Guanacaste

En el año 2017, un grupo de estudiantes y docentes de la Sede de Guanacaste se acercó a las autoridades universitarias para alertar sobre situaciones irregulares que podrían tratarse de casos de hostigamiento sexual.

Esta alerta motivó a que la institución realizará una serie de investigaciones internas y que tomará medidas de carácter administrativo para resguardar la seguridad de las estudiantes, que incluyeron su traslado académico a la Sede Rodrigo Facio.

Además, la Vicerrectora de Docencia Marlen León acudió al Organismo de Investigación Judicial (OIJ) para alertar sobre el tema e interpuso una denuncia formal sobre la presunta sitxuación.

Pese a esta denuncia, el OIJ no pudo profundizar en el proceso de investigación e invitó a la institución a continuar sus acciones internas, como parte de las cuales se creó una comisión especial de apoyo que inició un proceso diagnóstico en la Sede.

El pasado 4 de julio, las autoridades de la UCR realizaron una conferencia de prensa en la Sede de Guanacaste donde informaron que en marzo anterior se formalizaron una serie de denuncias ante el OIJ que aportaron nuevos elementos al caso.

Las denuncias que se sumaron a la realizada por la Universidad anteriormente, permitieron que la Fiscalía Adjunta de Género abriera un proceso de investigación que se mantiene en curso hasta este momento.

Mientras la investigación de la Fiscalía transcurre, la UCR ha tomado acciones de carácter administrativo, docente y en términos de seguridad para evitar que ocurran nuevos actos de acoso sexual en el espacio universitario en Guanacaste.

Por su parte, la comisión especial creada por la administración para atender el tema presentó los resultados del diagnóstico que generó tras un año de trabajo y por medio del cual, evalúa la gestión administrativa y académica en la Sede.

La información facilitada por medio del diagnóstico de la Comisión fue aportada por la institución al Ministerio Público a fin de que también sea valorada en el marco de la investigación que se encuentra realizando.

Al tiempo, la UCR continúa implementado acción de concientización y sensibilización sobre el tema que reiteran a la comunidad universitaria la importancia de erradicar el acoso sexual de todas sus sedes y recintos.

Como parte de las acciones, la Universidad lanzó en el 2018 una campaña de comunicación que a partir del concepto “Que el miedo no me calle”, promovió el proceso de denuncia y el empoderamiento de las víctimas frente a la problemática.