CFoto: BBC News Mundo. Claver-Carone, el polémico lobista cubano-estadounidense que Trump catapultó rompe con 61 años de tradición de tener un presidente Latinoamericano o del Caribe. 

Según el gobierno costarricense, la decisión de votar a favor de Claver-Carone se basó en una conversación telefónica en la que el hombre de Trump en la presidencia del BID, se comprometió a impulsar, entre otras cosas, una gestión del BID más cercana y beneficiosa para todos los países latinoamericanos.

El diálogo se realizó con los ministros de Relaciones Exteriores, Rodolfo Solano y de Hacienda, Elian Villegas, quien también funge como gobernador costarricense ante el BID, quienes reiteraron el interés del país con el compromiso de trabajar juntos por el desarrollo inclusivo de Costa Rica y de toda la región.

La candidata costarricense al cargo, Laura Chinchilla (presidenta de Costa Rica de 2010-2014), retiró su aspiración hace unas semanas denunciando la fuerte ingerencia del presidente Donald Trump en la elección del BID.

CLAVER-CARONE, EL POLÉMICO LOBISTA CUBANO-ESTADOUNIDENSE QUE TRUMP CATAPULTÓ

BBC News Mundo. – El anuncio de este sábado de la elección de de Mauricio Claver-Carone como presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) no sorprendió a nadie y rompe una tradición de más de seis décadas.

Este abogado de raíces cubanas, nacido en Miami y criado en Madrid, es el primer estadounidense en encabezar esta institución desde que se fundó en 1959.

En una votación a puerta cerrada y por internet, los gobernadores eligieron a Claver-Carone, el único candidato que quedaba en carrera y que actualmente es asesor del presidente estadounidense Donald Trump, para un mandato de 5 años que comenzará el próximo 1° de octubre, informó oficialmente el BID en un comunicado.

Aunque la designación de Claver-Carone contó con el apoyo de una clara mayoría de los países del continente, también es el resultado de una dura campaña marcada por el áspero intercambio de críticas entre el nuevo presidente del BID y los gobiernos que adversaron su candidatura.

Y es que el BID, que se dedica a financiar grandes proyectos de desarrollo económico, social e institucional en América Latina y el Caribe, siempre había sido presidido por un latinoamericano hasta el día de hoy.