La organización de derechos humanos pidió a las autoridades de Otawa que detengan e inicien un proceso judicial por “crímenes contra el derecho internacional” al ex presidente estadounidense George W. Bush, durante la visita que éste hará a ese país el próximo 20 de octubre. Lo acusan de autorizar "técnicas reforzadas de interrogación", entre ellas el simulacro de ahogamiento" durante interrogatorios en procedimientos de la CIA. Argumentaron que si el Estado canadiense se abstiene de tomar esa decisión, estará “constituyendo una violación a la Convención de la ONU contra la tortura”.

"Como las autoridades de Estados Unidos no han, hasta ahora, citado a Bush ante la justicia, la comunidad internacional debe intervenir. Si Canadá se abstiene de actuar durante su visita, eso constituirá una violación de la Convención de Naciones Unidas contra la tortura y será una manifestación de desprecio a los derechos humanos", sentenció la directora de la organización para América, Susan Lee.

El pedido consta en un memorando enviado por la organización humanitaria a las autoridades canadienses el 21 de septiembre, pero se dio a conocer hoy, y las acusaciones se refieren principalmente al programa secreto de la CIA ejecutado entre 2002 y 2009, que infligía a los detenidos, según la organización, "tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes, así como desapariciones forzosas".

Durante su mandato, señala AI, Bush autorizó "técnicas reforzadas de interrogación", entre ellas el simulacro de ahogamiento". Y por ello, "Canadá está obligado por sus obligaciones internacionales a detener y procesar al ex presidente Bush por su responsabilidad en los crímenes contra el derecho internacional, entre ellos la tortura", argumentó la mujer.

//