En el mismo acto en que fue ratificado, el abogado de 55 años, presentó a las personas que le acompañarán en la fórmula presidencial, la también abogada Patricia Vega y el educador Carlos Araya Guillén.

Contrario a lo que algunos suponían de que la reunión sería agitada tras el cisma producido por la renuncia de Hernández y sus denuncias contra dirigentes de la agrupación, la asamblea del PUSC transcurrió en calma y sin mayores incidentes.

Un acuerdo previo entre las dos tendencias dominantes del partido (Renacer Socialcristiano y Convergencia Calderonista), permitió que los asambleístas llegaran con una línea clara de ratificar a Piza.

“Un saludo muy cariñoso a todos los socialcristianos y a todos los costarricenses. Iniciamos una nueva batalla, una batalla por Costa Rica, una batalla en la que tenemos muchas esperanzas e ilusiones”, escribió el emergente candidato en su muro de Facebook, poco después de su designación.

“El país pasa por momentos muy difíciles y los partidos políticos pasamos por momentos muy difíciles. Lo fundamental en estos momentos es tener la capacidad para enfrentarlos, visualizar la soluciones y tener la capacidad para plantearlas y ejecutarlas”, agregó.

Piza contendió por la candidatura presidencial en la convención interna del PUSC, que Rodolfo Hernández ganó por una amplísima mayoría (alrededor del 80% de los votos).

De larga trayectoria dentro de la organización socialcristiana, Piza ha ocupado diversos cargos como presidente ejecutivo de la Caja Costarricense del Seguro Social en el periodo 1998-2002 y magistrado suplente de la Sala Constitucional.