Es primordial para esta Administración darle el apoyo necesario a iniciativas que conlleven inclusión financiera y económica, para democratizar las oportunidades de progreso de los costarricenses. El Sistema de Banca para el Desarrollo necesitaba remozarse para garantizar un esfuerzo articulado en pro del empresariado nacional”, indicó Solís al firmar el documento en un beneficio de la localidad de Atenas.

Las reformas aprobadas recientemente en la Asamblea Legislativa, tras varios años de estiras y encoges, permitirán “operativizar” el Peaje Bancario, un fondo creado por ley para que las Pymes tengan acceso a créditos  con tasas bajas (iguales a la Tasa Básica Pasiva).

La reforma permite que puedan ser sujetos de crédito los pequeños emprendedores que carecen de recursos para otorgar una garantía hipotecaria o de otro tipo.

“Banca para el Desarrollo es el más importante proyecto en términos de democracia económica e inclusión financiera que ha desarrollado Costa Rica en las últimas décadas. Desde la presidencia del Consejo Rector, haremos lo necesario para cumplir con las expectativas generadas alrededor de la reforma para la potencialidad de la nueva Ley y apoyar a los diferentes sectores.”, expresó Welmer Ramos, Ministro de Economía y Presidente del Consejo Rector del Sistema de Banca para el Desarrollo.

La Banca para el Desarrollo  cuenta  con una unidad específica en el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), que manejará el 15% del presupuesto de dicha institución destinado a los beneficiarios de Ley, y podrá actuar de una forma más ágil.

Además, se crea un sistema más amplio de fomento al sector emprendedor productivo al integrar nuevos miembros activos, -como el Ministerio de Planificación y el Instituto de Fomento Cooperativo (Infocoop)-, que le permita generar más empresas, con mejor índice de competitividad y sostenibilidad durante el tiempo.