De acuerdo al documento de imputación, al que tuvo acceso BBC Mundo, Campos y Flores fueron acusados de "asociación para delinquir y conspirar en complicidad para violar la ley de narcóticos de Estados Unidos".

El documento de imputación indica que la cantidad por la que fueron procesados es "cinco kilogramos o más de mezclas y sustancias que contienen un monto detectable de cocaína, sus sales e isómeros ópticos y geométricos".

Inicialmente, el diario estadounidense The Wall Street Journal había informado que los dos venezolanos hanían intentado "traficar 800 kilogramos de cocaína a Estados Unidos".

De acuerdo a la información del mismo diario difundida el miércoles, los dos familiares de Maduro fueron arrestados el martes en Haití y entregados a agentes de la Administración para el Control de Drogas de EE.UU. (DEA, por sus siglas en inglés).

La DEA los llevó en un avión ese mismo día a Nueva York, donde se espera que comparezcan ante un juez federal este jueves.

La imputación afirma también que el gobierno de EE.UU. seguía a los acusados desde el mes de octubre y que ambos "participaron en reuniones en Venezuela, en relación a un cargamento de cocaína que sería enviada a EE.UU, vía Honduras"

Sin declaración de Venezuela

En la noche del miércoles, BBC Mundo llamó a la Presidencia de Venezuela para conocer su postura oficial sobre la cuestión y remitieron al Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información.

Allí, en la Dirección de Comunicación del Gobierno, dijeron no tener constancia alguna del arresto.

Al tiempo, José Antonio Fernandez, de la Embajada de Venezuela en Washington, le dijo a BBC Mundo que el gobierno no se ha pronunciado al respecto.

El propio Maduro ofreció un discurso ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza, pero no mencionó el tema.

El presidente habló en términos generales sobre el imperialismo, denunció que su país ha sufrido durante las últimas dos décadas un "acoso permanente" de Estados Unidos, defendió la independencia de Venezuela y dijo que no iba a aceptar la interferencia del exterior.

Pero no hizo ninguna referencia a los sobrinos de la primera dama.

Según informó inicialmente The Wall Street Journal Efraín Campos, de 29 años, se identificó ante las autoridades como hijastro de Maduro puesto que fue criado por su tía, Cilia Flores, a la muerte de su madre.

El diario informó que los agentes grabaron las reuniones que mantuvieron los venezolanos con el informante, en una de las cuales –siempre según el diario estadounidense– llevaron un kilo de cocaína que supuestamente se iba a vender en Nueva York, para comprobar la calidad de la droga.

La embajada de Venezuela en Washington DC no respondió de inmediato a las llamadas para comentar el caso.

"Primera combatiente"

Cilia Flores, de 62 años y a la que Maduro llama la "primera combatiente", juega un rol político de primer nivel en el gobierno de su esposo.

Flores también fue una fiel aliada del fallecido presidente Hugo Chávez y formó parte del equipo de su defensa después de que fuera encarcelado por liderar un fallido golpe de Estado en 1992.

En 2006, se convirtió en la primera mujer en ser elegida presidenta de la Asamblea Nacional y es candidata a diputada en las elecciones parlamentarias del próximo6 de diciembre.

Precisamente, las acusaciones contra la familia del mandatario podrían añadir más tensiones de cara a los comicios, en un panorama de fuerte crisis económica y polarización.

Desde el gobierno de Venezuela no ha habido reacción pública.

Tensa relación

El mandatario y su esposa se encuentran en Arabia Saudita para participar en la IV Cumbre América del Sur y Países Árabes (Aspa).

Está previsto que el presidente Maduro hable el jueves ante el pleno del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra, Suiza, a propósito de las acusaciones de la oposición de falta de respeto a los derechos fundamentales.

El diario estadounidense señala que los arrestos se producen en momentos en que fiscales en Nueva York, Washington y Miami realizan investigaciones sobre presunto tráfico de drogas y lavado de dinero de altos mandos de las fuerzas de seguridad y del gobierno de Venezuela.

El Departamento de Estado de EE.UU. ha criticado la falta de cooperación internacional contra el narcotráfico de Venezuela, un país al que señala como tránsito de droga procedente de Colombia hacia Europa y Estados Unidos debido a su "ambiente permisivo y corrupto".

El gobierno de Maduro ha rechazado esas acusaciones que considera se enmarcan en una "campaña permanente de agresión contra Venezuela".

Además de estas alegaciones, nueve funcionarios venezolanos están en la lista del Departamento del Tesoro de EE.UU. de personas sospechosas de tener nexos financieros con el narcotráfico.

Pese a los intentos de acercamiento, Venezuela y Estados Unidos actualmente no tienen embajadores en sus respectivas delegaciones diplomáticas y ambos países mantienen tensas relaciones marcadas por repetidos desencuentros diplomáticos y acusaciones mutuas.

El incidente más reciente se produjo el pasado domingo cuando Venezuela denunció que un avión estadounidense había violado su espacio aéreo, algo que fue rechazado por Washington.