La discusión del proyecto de ley en lo general ha durado alrededor de seis horas en la Cámara Baja. El Partido Revolucionario Institucional (PRI, del Gobierno) y el Partido Acción Nacional (PAN, de derecha), que impulsaron los cambios en la ley, sumaron sus votos como estaba previsto para sacar adelante la reforma a pesar de la oposición que han presentado los partidos de izquierda.

Procedente del Senado, la histórica ley llegó la mañana del miércoles a la Cámara de Diputados donde fue duramente criticada por la izquierda. Los legisladores del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Partido del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano participaron intensamente en la discusión y acusaron a los diputados del PRI y el PAN de traicionar a la nación al aceptar una propuesta que abre la exploración y extracción de hidrocarburos a la iniciativa privada.

La jornada ha estado marcada por la toma de la tribuna y el atrincheramiento de algunos diputados de izquierda que cerraron con cadenas y candados los accesos al salón de sesiones para impedir que el debate se realizara. Los legisladores manifestaron que estarían allí el tiempo que fuera necesario hasta que los otros partidos políticos aceptaran su propuesta de someter el tema a una consulta popular. El encierro ha permanecido hasta la aprobación de la reforma un poco antes de la medianoche en una sede alterna. “Quienes hoy tomaron la tribuna lo hacen por indignación”, ha justificado la diputada del PRD, Amalia García. El resto de los diputados acordaron trasladar la sesión a un auditorio dentro del mismo complejo legislativo de San Lázaro para continuar con el proceso de discusión y votación de las modificaciones constitucionales.

El proyecto de la reforma energética propone permitir que el Estado celebre con la iniciativa privada contratos de servicios, utilidad y producción compartida, así como licencias para la explotación de hidrocarburos. Además, convierte a Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en empresas productivas del Estado que deberán competir con compañías extranjeras por los contratos. La iniciativa modifica de manera histórica el modelo de producción de petróleo que se mantenía vigente en México desde la expropiación de 1938.

El debate en la Cámara de Diputados, integrada por 500 legisladores, ha sido tan o más ríspido de lo que fue en el Senado –con 128 integrantes. “No se salvarán del juicio de la historia porque lo que están haciendo no tiene nombre, es una canallada, es una infamia, es una traición a la patria y así se van a quedar etiquetados, ¡traidores a la patria!”, ha manifestado el diputado Ricardo Monreal de Movimiento Ciudadano a los legisladores del PRI y del PAN. Durante la participación de Monreal, algunos diputados gritaron para pedirle que dejara de criticarlos.

Por su parte, el PRD ha enviado mensajes de que su resistencia contra la reforma energética estará en la consulta popular que han propuesto para 2015, una vez que la apertura del sector energético en México ya esté puesto en marcha. “Entendemos que hay una tendencia privatizadora. Falso es que entregando la riqueza nacional va a haber más desarrollo. En el 2015 vamos a ir a la consulta popular y vamos a echar abajo la reforma energética”, ha dicho el coordinador de los diputados del PRD, Silvano Aureoles.

Las protestas en la calles se han trasladado de la sede del Senado, donde se discutió la reforma en los últimos tres días, a la Cámara de Diputados, donde los seguidores del opositor Andrés Manuel López Obrador, han instalado un cerco alrededor de la valla que la policía ha instalado para evitar que entren al edificio.

El debate de los Diputados estuvo precedido de mensajes de felicitación del presidente Enrique Peña Nieto, quien durante el debate en el Senado estuvo de viaje en Sudáfrica para asistir a los funerales de Nelson Mandela. El mandatario reconoció este miércoles el trabajo de los senadores para sacar adelante los cambios al sector energético y los felicitó por obtener “un gran resultado”. El presidente mexicano ha asegurado que esta ley impulsará el desarrollo industrial del país. “Esta reforma permitirá a México aprovechar mejor sus recursos para crecer económicamente y crear empleos durante los siguientes años”, ha agregado a través de mensajes en Twitter.

A la medianoche, decenas de diputados esperaban turno para el debate en lo particular de la iniciativa de ley. De ratificarse la aprobación, y por ser cambios constitucionales, ya sólo faltará el trámite de que 17 de los 32 congresos estatales de México también respalden la ley. El PRI manifestó este miércoles su certidumbre de que así será.