Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, presentó proyecto para derogar la reforma educativa de su antecesor por ser punitiva.

“La vieja reforma es más punitiva que pedagógica”, denunció el líder de izquierda. Por eso el proyecto contempla, entre otros puntos, la supresión del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y su reemplazo por un Instituto Nacional para la Revalorización del Magisterio con un nuevo modelo para la profesionalización docente.

“No podemos llevar a cabo ningún plan para mejorar la calidad de la enseñanza sin el apoyo, la colaboración, de los padres de familia y de los maestros”, dijo el presidente, a dos semanas de llegar a la Casa de gobierno. Además, afirmó que su propuesta busca abrir el sistema educativo a un mayor número de mexicanos. “Nunca jamás se le va a faltar el respeto a los maestros. La educación no es un privilegio sino un derecho de todos: educación pública, gratuita, de calidad, en todos los niveles escolares”, sentenció.

Obrador afirmó que la iniciativa busca garantizar el derecho a la educación pública y gratuita desde la formación inicial hasta la universidad. Para evitar que ningún estudiante quede excluído del sistema educativo, la reforma prevé el aumento del presupuesto y la creación de 100 universidades públicas. “Que todos los jóvenes que quieran ingresar en el nivel medio superior y en el nivel superior, en las universidades, tengan la oportunidad de estudiar”, exigió AMLO. 

Según agregó el ministro de Educación, Esteban Moctezuma, la reforma promueve un nuevo servicio de carrera profesional del magisterio, la regionalización de la educación y un sistema educativo que sirva a la inclusión social. En referencia a la reforma de 2012, Moctezuma señaló que provocó estrés e injusticias muy importantes al magisterio nacional. Según señaló, como resultado de la reforma, en los últimos tres años 150.000 maestros pidieron su prejubilación y hubo una caída de un 23 por ciento en la matrícula de las Escuelas Normales y en las  instituciones de formación docente.

Ante los medios de comunicación, el mandatario firmó el documento que ya fue enviado al Congreso de la Nación. Por tratarse de una reforma constitucional, la iniciativa requiere de una mayoría de dos terceras partes. El bloque legislativo oficialista del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) tiene mayoría simple en ambas cámaras de manera que será necesario el respaldo de legisladores de oposición. Una vez aprobada, el gobierno deberá modificar las leyes secundarias y los reglamentos, un proceso que podría extenderse durante el 2019.