El estudio determinó que el aumento del desempleo en relación con el sexo, afectó en mayor proporción a las mujeres (11,8%); en tanto que el sector económico donde más repercutió el fenómeno fue el del comercio.

El porcentaje de 9,7% significa que 220.000 personas en edad de trabajar están fuera del mercado laboral, aunque deseen tener empleo. El aumento en términos absolutos con respecto al cuatro trimestre de 2013 es de 31.000 desempleados.

La baja en la demanda de trabajadores “obedece a una desaceleración de la economía y fundamentalmente a que el crecimiento (económico) se concentra en actividades poco intensivas en mano de obra”, según el análisis efectuado por las autoridades del gobierno.

La educación y capacitación profesional también inciden en el problema, pues las actividades más dinámicas contratan mano de obra calificada y constituyen un mercado laboral de difícil acceso para las personas de menor calificación, que es la mayoría de la población.

Un 60% de las población trabajadora y de quienes buscan empleo por primera vez no tiene secundaria completa, según cifras oficiales.

Respuesta múltiple

Frente al problema, las autoridades del gobierno están planteando una serie de acciones que puedan propiciar un clima favorable a la inversión, que ayuden a promover el consumo, la producción y el empleo, afirmó el ministro de Trabajo, Víctor Morales.

Una de esas medidas será la reducción de la tasa de política monetaria de 5,25% a 4,75% y de la tasa básica pasiva de 7,25% a 7,15%, con lo cual se estimulará la inversión.

Mientras tanto, el gobierno está trabajando con los siete sectores privados más intensivos en mano de obra, definiendo acciones de corto plazo para levantar los obstáculos que están impidiendo su crecimiento.

“El próximo 19 de febrero la Alianza por el Empleo y el Desarrollo Productivo presentará acuerdos de acciones concretas en comercio, industrias, agricultura, turismo, tecnologías, comercio exterior y construcción”, informó Morales.

La administración del presidente Solís se propone también acelerar la ejecución de proyectos de obra pública, objetivo que ha sido definido como “prioridad” por el Consejo Económico.

Los motores del crecimiento

Adicionalmente, el Gobierno ejecuta estrategias para aumentar el dinamismo de algunos de los principales motores económicos, como son la inversión extranjera directa, las exportaciones, el turismo y el desarrollo de las micro y pequeñas empresas.

Solo en inversión extranjera directa, este año se espera el establecimiento de 35 nuevos proyectos de inversión, que permitirán la creación de 6 mil nuevos puestos de trabajo. Sumado a las exportaciones, las actividades relacionadas con comercio exterior generarán 20 mil nuevos empleos este año.

En turismo, contando únicamente los desarrollos hoteleros confirmados al día de hoy para iniciar operaciones este año, se crearán 3 mil nuevos empleos. El aumento de vuelos y la llegada de al menos una nueva aerolínea desencadenará nuevas inversiones.