“Informo al pueblo boliviano que la señora Jeanine Áñez ya fue aprehendida y en este momento se encuentra en manos de la Policía”, reveló pasada la medianoche el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, en su cuenta de la red social Twitter.

El viernes se conoció de los mandamientos de aprehensión contra Áñez y sus exministros Yerko Núñez (Presidencia), Arturo Murillo (Gobierno), Luis Fernando López (Defensa), Álvaro Coimbra (Justicia) y Rodrigo Guzmán (Energía). Y se activaron operativos.

Coimbra y Guzmán fueron detenidos y trasladados posteriormente a la ciudad de La Paz para que brinden sus declaraciones a la Fiscalía. No se sabe el paradero de Núñez, mientras Murillo y López están también prófugos y huyeron a Estados Unidos.

Según una fuente policial contactada por La Razón, Áñez fue capturada en un inmueble de Trinidad y esta madrugada cumplía con una “entrevista policial” dirigida por el comandante Aguilera. De acuerdo con un reporte de Bolivia TV, será traída a La Paz.

El “caso golpe de Estado” fue abierto por Lidia Patty, exdiputada del Movimiento Al Socialismo (MAS), por la renuncia de Evo Morales en noviembre de 2019, asfixiado por protestas cívicas, un motín policial y la presión de las Fuerzas Armadas.

A ello se sumó un polémico informe de la Organización de Estados Americanos (OEA), que alimentó el discurso del fraude en las elecciones del 20 de octubre de ese año, en las cuales Morales ganó sin necesidad de un balotaje con su principal rival: Carlos Mesa.

Los principales acusados en este proceso son el entonces cívico cruceño Luis Fernando Camacho, ahora virtual gobernador de Santa Cruz, y su padre. Incluso Camacho reveló que su progenitor “cerró” con militares y policías para que no defiendan al gobierno.

“Denuncio ante Bolivia y el mundo, que en un acto de abuso y persecución política el gobierno del MAS me ha mandado arrestar. Me acusa de haber participado en un golpe de estado que nunca ocurrió. Mis oraciones por Bolivia y por todos los bolivianos” (sic), escribió Áñez en sus redes sociales, ya detenida en dependencias policiales.

Por este caso también hay mandamientos de aprehensión para los excomandantes militares Williams Kaliman y Sergio Orellana, y el excomandante policial Yuri Calderón. El viernes fue enviado a la cárcel, por seis meses, Flavio Arce, exjefe del Estado Mayor.

Se armó un operativo para el traslado de Áñez en un vuelo desde Trinidad. La exmandataria es acusada de los delitos de sedición, terrorismo y conspiración.

“Quiero felicitar el gran trabajo de nuestro Comando General de la #PolicíaBoliviana, de la Dirección Nacional de Inteligencia #DNI y de la #FELCN en esta gran e histórica tarea de dar justicia al pueblo boliviano”, indicó Del Castillo en otro mensaje en Twitter.