El fuerte sismo que tuvo su epicentro en el Pacífico, 130 km al sur de David, Panamá, y 173 km al sur de Laurel de Corredores, fue registrado por la estación de la RSN en Puerto Jiménez, en la Península de Osa.

El origen del terremoto fue en la zona de fractura de Panamá, en el océano al sur de la península de Burica, en el límite entre las placas del Coco y Nazca. El registro de la duración del sismo en esa estación señala que fue de 9 minutos en total pero la fase sentida fue menor.

No se han reportado daños en la población ni en la infraestructura en Panamá ni en Costa Rica. Solo el sobresalto que causa en la gente despertarse a media noche por un temblor tan largo que sin duda era producto de un terremoto que estaría ocurriendo en algún lugar cercano.

Desde el momento del sismo se han registrado al menos 5 réplicas de magnitudes entre 4Mw y 3.2Mw con epicentro en la zona del temblor principal.

Los sismos son muy frecuentes en Costa Rica.

La Red Sismológica Nacional recuerda a la población que la sismicidad en Costa Rica es muy fuerte como resultado de la ubicación del país en una zona de subducción de placas donde interactúan tres grandes placas tectónicas: las placas del Coco, Caribe y Nazca.

Vivir en una zona sísmicamente activa, es una situación que compartimos con muchos otros países ubicados a lo largo del Cinturón de Fuego del Pacífico, como Japón, México, Perú y Chile.

Hay periodos de sismicidad más alta que otros. Estos suelen suceder luego de terremotos de gran magnitud, como el que tuvimos el 5 de setiembre del 2012 en Guanacaste (magnitud 7,6).