El autor del recurso, Alvaro Orozco Carballo, cuestionó la designación de Jiménez apelando al artículo 142 de la Constitución Política que establece para las personas que van a ocupar cargos de ministros de Estado, la condición de pertenecer al estado seglar.

Orozco Carballo, objeta la condición de obispo de la iglesia Luterana, aunque Jiménez es actualmente un obispo sin funciones.

En un comunicado la Sala IV señaló que el trámite del recurso no incide en el desarrollo de las funciones de Jiménez, para continuar en el cargo hasta que no se resuelva el recurso por el fondo.

Jiménez reiteró al conocer la decisión del Tribunal Constitucional, que será respetuoso de la decisión de los magistrados y explicó que tiene una dispensa de su iglesia que le impide realizar cualquier actividad como obispo, hasta que concluya en su cargo de gobierno.

El presidente Luis Guillermo Solís ha intepretado que la norma se refiere únicamente a los clérigos católicos, que por mandato constitucional (artículo 75), es la religión oficial del Estado costarricense.

Otra interpretación del artículo 142, inciso 3, fue la del Tribunal Supremo de ELecciones que respaldó la designación de Jiménez como ministro de la Presidencia del nuevo gabinete. El presidente Solís tiene un plazo de tres días para responder a la Sala IV, antes de que el Tribunal se aboque a resolver el recurso por el fondo. 

El recurso contra el ministro de la Presidencia, fue presentado el 23 de abril pasado, tras conocerse la noticia de que Jiménez había sido designado en un cargo de ministro por el presidente Solís.