Esta es una de las conclusiones al que llega el informe de auditoría que la nueva ministra Sonia Marta presentó el jueves ante la Comisión de Ingreso y Gasto Público de la Asamblea Legislativa.

El documento cita incluso afirmaciones de Viquez en las que reconoce que más de 7.400 docentes recibirían un salario menor. “Se les pagará menos, pero los funcionarios no saben ese detalle, por lo tanto luego se harán los ajustes correspondientes, pero no hace falta comunicarlos y así evitar futuros reclamos”.

Sonia Marta Mora dijo a la comisión que los problemas se originaron en la elección de un momento inoportuno para habilitar el sistema, la falta de capacitación y la ausencia de planes de contingencia y de información al personal.

El informe señala que existían recomendaciones de no poner en funcionamiento Integra2 en el mes de abril, pues constituye uno de los momentos críticos del año por la cantidad de información nueva que ingresa al sistema. Sin embargo, las autoridades –encabezada por el ex ministro Leonardo Garnier- desoyeron los criterios técnicos y activaron el sistema en abril.

La ministra no ahondó en las razones que motivaron esa decisión, pero ya Garnier había dicho que su propósito era no dejar esa tarea al nuevo gobierno que entraba apenas unas semanas después.

Por otra parte –dijo Mora- no se dio la capacitación necesaria al personal. Se dieron instrucciones a unos pocos funcionarios que tendrían, a su vez, la tarea de capacitar a otros, pero este proceso fue inexistente por lo que prevalecía un gran desconocimiento sobre las características del nuevo sistema.

Tampoco se informó al personal del MEP sobre el cambio que se realizaría, por lo cual al producirse los fallos se generó un enorme descontento y esto alimentó el movimiento de huelga que duró prácticamente un mes.

En esas condiciones, la nueva administración que entró el 8 de mayo tuvo que enfrentar un problema mucho más complejo que el que parecía a simple vista y esto fue aumentando el descontento y agravando la crisis.