Michael Hastings, un reconocido periodista de Estados Unidos (EE.UU.) que murió en sospechosas circunstancia el pasado junio, estaba próximo a realizar una investigación sobre el actual director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés), John Brennan, informó este martes, Elise Jordan, esposa del fallecido comunicador.

La cónyuge del difunto indicó a la prensa que Hastings, temía de que fuese atacado por la investigación que estaba por emprender y había denunciado que estaba siendo acosado por agentes de la Oficina Federal de Investigación (FBI, por su sigla en inglés).

El periodista murió el pasado 18 de junio en un sospechoso accidente de auto tras realizar esta denuncia y el día antes de su muerte fue visitado en su casa por el FBI.

Numerosas interrogantes rondan el caso de Hastings, quien se encontraba dentro de su carro Mercedes Benz cuando este explotó tres veces matándolo de manera instantánea.

Tras el trágico incidente, el Cuerpo de Bomberos y el Departamento de Policía de Los Ángeles recibieron órdenes de no hablar con los medios de comunicación sobre el suceso.

Sumado a esto, el cuerpo del periodista fue cremado sin que esto fuera autorizado por la familia, destruyendo de esta manera, evidencia potencial, que contradijera la versión oficial de que murió en un accidente.

El pasado mes de julio, WikiLeaks publicó un correo electrónico hackeado a Fred Burton, presidente de Stratfor, un contratista de la CIA en el que se indica que Brennan encabezaba la represión gubernamental en contra de los periodistas de investigación.

Sobre esto, el vocero del director de la CIA respondió que ''la información difundida por Wikileaks, cualquier sugerencia de que el director Brennan haya intentado atentar contra la libertad de prensa constitucionalmente protegida es ofensivo y sin fundamento”.