En el texto las partes explican que se creará una comisión histórica del conflicto y sus víctimas y se pondrán en marcha las subcomisiones de género y fin del conflicto, ésta última conformada por diez miembros de cada delegación.

“Esta sub-comisión tratará los subpuntos de cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y dejación de armas, e iniciará revisando y analizando buenas prácticas nacionales e internacionales en la materia”, señala el comunicado.

De igual manera las partes aseguraron que no existirá ningún tipo de discriminación frente a las delegaciones de víctimas pero reconocen que no es posible que representen en su totalidad los 6 millones de víctimas del conflicto armado.

“El hecho de que sean escogidas víctimas directas del conflicto, no excluye la posibilidad de que esas víctimas pertenezcan a una organización y reflejen su punto de vista”, agrega.

La Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas que tendrá un mandato de 4 meses, incluirá 12 expertos que entregarán a las delegaciones materiales sobre el contexto histórico del conflicto interno y propuestas para los puntos pendientes en la mesa de diálogos.