Para los dirigentes sindicales, las listas alcanzan la cifra de 600.000 pacientes que esperan por cirugías, consulta especializada o pruebas diagnósticas como TAC, ultrasonidos, citologías, resonancias magnéticas, biopsias, mamografías, entre otras; incluso hay centros de salud donde se debe esperar hasta 4 años para ser atendidos por un especialista.

Esta cifra revela que estamos ante una “epidemia” nacional por lo que la Unión Nacional de Empleados de la Caja y la Seguridad Social (UNDECA) y el Bloque Unitario Sindical y Social Costarricense (BUSSCO) exigen que la situación sea considerada y atendida como una verdadera emergencia en materia de salud.

Los sindicatos rechazaron que el concepto para hacer frente a una situación de esta magnitud sea el de “lista de prioridades” utilizado por autoridades de la CCSS “cuando en realidad se trata de pacientes en espera de atención, lo que pone en riesgo su calidad de vida y aún más grave, pueden enfrentar la muerte. Por ejemplo, detectamos que solo entre tres hospitales nacionales, 10.430 personas esperan un TAC”.

El secretario general de UNDECA y miembro del BUSSCO, Luis Chavarría, recordó que “de manera reiterada hemos venido denunciando que la situación de las listas de espera es multifactorial: falta de personal especializado, técnico y de apoyo, infraestructura y equipos, así como conflictos de interés y mecanismos burocráticos que obstaculizan el acceso oportuno a los servicios”, explicó.

“Pese a la alarmante situación, dijo Chavarría, las cifras oficiales están siendo ocultadas, y hemos recibido denuncias incluso de intimidaciones y amenazas a funcionarios para que no divulguen la verdadera situación de las listas de espera”.

Prueba de ello es el caso de la Dra. Sofía Bogantes, especialista en Cardiología y Medicina Interna, que denunció la grave situación de las listas de espera en el servicio de Cardiología del Hospital México y la muerte de muchos pacientes. Ella ha sido perseguida laboral y psicológicamente, aseveró el dirigente de UNDECA.

Otro mecanismo utilizado para disfrazar las cifras, es lo que Chavarría llamó el “blanqueo” de las listas de espera, mediante el cierre de agendas en las clínicas y hospitales, o se le solicita al paciente que regrese en otro momento a sacar la cita sin que quede ninguna constancia de la gestión, a su vez han encontrado una forma fácil de disminuir las “estadísticas” mediante llamadas telefónicas que si no son atendidas, los pacientes salen de la lista.

Propuestas sindical para atender las lista de espera.

La próxima reunión con el gobierno en la Mesa del sector Salud está prevista para este miércoles y UNDECA y el BUSSCO han preparado un diagnóstico y las propuestas para entregar al presidente Luis Guillermo Solís, autoridades de la CCSS y el Ministerio de Salud.Una de las propuestas es el plan de contingencia para atender la emergencia en el corto y mediano plazo. Tanto UNDECA como BUSSCO señalaron que “en lo inmediato debe realizarse una clasificación y priorización de consultas de especialistas, procedimientos quirúrgicos y pruebas diagnósticos de acuerdo a la urgencia de cada caso, habilitar segundos turnos, jornadas vespertinas y fines de semana, así como la cobertura efectiva del recurso humano.

“También consideramos vital que se ejecute una auditoría externa que haga un verdadero diagnóstico de las listas, prohibir el blanqueo de las listas, un plan de dotación y formación del personal profesional, técnico y operativo de acuerdo a la necesidades de la sociedad costarricense”, añadió Chavarría.

“Urge mayor equidad y transparencia institucional y proponemos que el Ministerio de Salud, así como hace vigilancia epidemiológica de algunas enfermedades, realice una vigilancia de ésta situación que ya se puede considerar una “epidemia”.

Estaremos vigilantes de que las autoridades de la CCSS realice las acciones necesarias para garantizar servicios de salud oportunos y de calidad. ¡Nadie más debe morir esperando una cita!