En el marco del Decreto de la Emergencia por la “Proliferación del Vector del Dengue, el Chikungunya y el Zika”, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) entregó este jueves al Ministerio de Salud más ₡230 millones en equipos y suministros necesarios para continuar el trabajo de campo para eliminar los vectores transmisores.

El presidente de la CNE, Iván Brenes, destacó la importancia del trabajo articulado que realizan en conjunto la Comisión Nacional de Emergencias y el Ministerio de Salud para atender el Decreto de Emergencia por el mosquito transmisor del Dengue, Zika y Chikungunya.

Brenes, puntualizó que la entrega de equipos e insumos es parte del plan de inversión por lo que calificó como “Extrema Urgencia” para “disminuir la densidad vectorial del Aedes aegypti, así como bajar el número de casos de estas enfermedades y evitar epidemias por trasmisión vectorial”.

El Plan General para atender la emergencia incluye vigilancia epidemiológica, entomológica y de laboratorio, salud ambiental, comunicación de riesgo y atención inmediata.

De esta manera, Salud cuenta con más máquinas termonebulizadoras, de fumigación, de rociado, insecticida y larvicidas para las regiones Central Norte y Sur, Brunca, Chorotega, Huetar Caribe y Pacífico Central que están bajo el decreto de emergencia sanitaria.

El ministro de Salud, Fernando Llorca, dijo que el aporte de la CNE permite mantener los altos niveles operativos del Programa de Manejo Integrado de Vectores, al agregarse a los equipos locales los materiales necesarios para que realicen su labor de intervención en las comunidades. 

“Recordemos que la estrategia de fondo, para hacer sostenible la disminución de casos, es la eliminación sistemática de los criaderos del mosquito, en donde debemos participar todos los habitantes de Costa Rica, con un rol principal de los dueños de lotes, casas o negocios en la identificación de los potenciales criaderos y de los Gobiernos locales en la gestión final de los programas”.

Los equipos serán destinados a fortalecer la fumigación vivienda por vivienda en localidades con transmisión activa de casos de Dengue, Chikungunya y Zika. Fumigación de localidades donde existe un alto riesgo de propagación de alguna de las tres enfermedades. Fumigación en espacios públicos: parques, calles, centros industriales, turísticos.

También se aplicará insecticida de acción residual (su efecto queda por tres meses en las viviendas en la que se aplica) principalmente en localidades de alto riesgo epidemiológico y en viviendas de mujeres en estado de embarazo. Así como la aplicación de larvicida para tratamiento de depósitos y criaderos en zonas de campo abierto.

El Ministerio de Salud destacó la incorporación de control biológico con bacilos naturales para combatir las formas inmaduras del mosquito.

LUGARES BAJO EL DECRETO DE EMERGENCIA.

La población de los cantones que están bajo el decreto de emergencia asciende a 2.386.479 personas, por lo que las autoridades intensifican las acciones preventivas para evitar que se genere una epidemia.

San José: cantón Central, Santa Ana, Desamparados, Alajuelita y Pérez Zeledón

Alajuela: cantón Central, Atenas y Orotina.

Heredia: Sarapiquí

Guanacaste: Liberia, Carrillo, Santa Cruz, Nicoya, Cañas, La Cruz y Abangares.

Limón: cantón Central, Pococí, Guácimo, Siquirres y Matina.

Puntarenas: cantón Central, Cóbano, Lepanto y Paquera, Esparza, Montes de Oro, Garabito, Parrita, Quepos, Golfito, Osa y Corredores.

A principios de agosto, la CNE y el Ministerio de Salud iniciaron la entrega de mosquiteros y repelentes para protección de 5.000 mujeres en estado de gestación, esto como iniciativa de la estrategia de acciones preventivas y de contención del mosquito transmisor de estas enfermedades, que se impulsó con este Decreto de Emergencia en los cantones prioritarios. En esta primera etapa se invirtieron alrededor de ₡200 millones.