El fondo, constituido con recursos propios de la CNE y de otras instituciones públicas, es parte de un plan dirigido a apoyar a los productores agropecuarios y pesqueros, abastecer de agua a las poblaciones afectadas y proteger la salud humana y animal, explicó el presidente de la CNE, Iván Brenes.

El funcionario explicó que el apoyo a los agricultores incluye la compra de alimentos para ganado e insumos agrícolas, la construcción de pozos y embalses, la compra y alquiler de maquinaria, así como subsidios de desempleo y pago de servicios ambientales.

De esta manera se busca atenuar los efectos de la sequía causada por el fenómeno El Niño, que el año pasado causaron estragos especialmente en la provincia de Guanacaste.

En 2014, más de 7.500 fincas de la zona, alrededor del 80%, fueron severamente afectadas y las pérdidas para el país fueron enormes por la destrucción de plantaciones y rebaños.

Brenes explicó que la experiencia ganada por las diferentes instituciones que desarrollan actividades de respuesta, ha permitido diseñar planes preventivos para enfrentar un nuevo periodo de sequía, debido a la continuidad del fenómeno del Niño, que pronostican los meteorólogos.

Desde finales del año anterior, las instituciones comenzaron a identificar las actividades afectadas, a modificar presupuestos y dar contenido a las acciones, para realizar previsiones en el presupuesto del 2015, concluyó el presidente de la CNE.