El proyecto de ley fue convocado por el Poder Ejecutivo a las sesiones extraordinarias del Congreso desde diciembre pasado.

“Quiero hacer un llamado a las distintas fracciones legislativas para que se pongan de acuerdo en los términos del proyecto de ley de forma tal que podamos contar con los instrumentos para castigar este tipo de conductas inadmisibles”, afirmó el mandatario.

“Es inaceptable la barbarie y el salvajismo hacia nuestros animales silvestres y domésticos, nuestros hermanos menores. Tales actos contradicen a una sociedad respetuosa y pacífica como la costarricense”, agregó Solís.

El presidente instó a los diferentes sectores (fracciones legislativas, sector productivo, asociaciones de bienestar animal y otros) y procurar los consensos que sean necesarios para hacer posible la aprobación de esta normativa.

Algunas voces del sector privado han cuestionado el proyecto por considerar que algunos de sus artículos limitarían el desarrollo de actividades productivas relacionadas con la cría de animales, como la ganadería, la avicultura y otras.

Mientras tanto, los activistas pro defensa de los derechos de los animales urgen la aprobación de la ley para desalentar las acciones de maltrato que se cometen contra animales domésticos y silvestres.

Hace unos días, la exhibición en los medios de comunicación de un tucán al que le habían arrancado a golpes parte de su pico causó un fuerte impacto en el país y acrecentó los llamados a tomar decisiones en esta materia.