Los presidentes Iván Duque y Sebatían Piñeira de Colombia y Chile, respectivamente.

“Con el presidente de Chile, Sebastián Piñera, hemos avanzado en el final de Unasur y la creación de Prosur que, más que una organización burocrática o al servicio de un gobierno particular, será un mecanismo de coordinación de Suramérica de políticas públicas en defensa de la democracia, independencia de poderes, la economías de mercado y agenda social con sostenibilidad”, adelantó Duque.

El Mandatario, dijo que se han adelantado conversaciones con diferentes presidentes de la región para convenir el final de Unasur, organización a la que señala de ser “consueta a la dictadura de Venezuela”, siendo este el principal argumento por el cual Duque ordenó el retiro de Colombia de la institución, una vez llegó a la Casa Nariño.

“Prosur muestra que, no solamente hay detrás de nuestra defensa a la democracia de buscar la mayor coordinación para que termine la dictadura de Venezuela y llegue a su final Unsaur, sino para que construyamos un mejor escenario de cooperación entre países comprometidos con la defensa de la democracia en el hemisferio”, dijo el jefe de Estado.

El 4 de enero, el Grupo de Lima hizo pública una declaración en la que se determina que, 13 de los 14 países participantes de esta organización, no reconocería a Nicolás Maduro como el presidente de Venezuela. En cambio, le pidió a Maduro ceder el poder a la Asamblea Nacional. “Se ha visto una situación sin precedentes. Esta declaración establece que el único órgano democrático y legítimo es la Asamblea”, reiteró Duque.

Asimismo, destacó de la declaración el impedimento de entrada a funcionarios del gobierno venezolano a países como Colombia, Perú y Chile; además de otras demandas interpuestas contra Maduro, que se anexan a las que hizo Duque, en septiembre, con otros seis países de la región, ante la Corte Penal Internacional.

“Después vino el pronunciamiento de la Organización de Estados Americanos (OEA) y eso está consolidándose en un gran cerco diplomático”, complementó el mandatario acerca de la decisión de no reconocer al Gobierno venezolano que hizo esta institución el 10 de enero, día de la posesión del nuevo mandato de Maduro.

Duque enfatizó en la necesaria “recuperación institucional”, al referirse al fracaso de la captura de Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, que fue liberado rápidamente debido la presión internacional.