TOKIO, 11 mar (Xinhua)- Hace tres años alrededor de las 14:46 hora local, un devastador terremoto de 9,0 grados de magnitud impactó el noreste de Japón, desatando un tsunami masivo con olas tan altas como de 20 metros que bañaron áreas del nororiente del país, donde la región de Tohoku resultó una de las más afectadas.

El poderoso tsunami dañó las funciones de enfriamiento de la instalación nuclear Fukushima Daichi, causando la fusión de tres reactores en una crisis nuclear aún en curso nunca vista a semejante escala desde Chernobyl en 1986.

En total unas 470.000 personas tuvieron que ser evacuadas del área, con unas 267.000 personas aún viviendo en albergues temporales y residencias improvisadas tres años después del tsunami y desastres nucleares provocados por el terremoto.

Servicios memoriales se realizaron en todo el país, con dolientes que en silencio oraron por quienes perdieron sus vidas, mientras que en una ceremonia en el Teatro Nacional de Tokio, el primer ministro Shinzo Abe prometió que el trabajo de reconstrucción, que está rezagado respecto al cronograma previsto, será acelerado.

Abe y su gobierno han sido sometidos a intensas críticas por no hacer lo suficiente para reubicar a las personas que aún siguen desplazadas tres años después del desastre y por que el trabajo de reconstrucción no ha sido terminado pese a las inyecciones millonarias de dinero del gobierno en esos proyectos.

El desastre nuclear también forzó a miles a ser evacuados del área, con casi 50.000 personas aún sin posibilidad de regreso a la prefectura, según las cifras más recientes de la Agencia de Reconstrucción.

El gobierno ha asignado un presupuesto de 25 billones de yens para un periodo de cinco años desde el año fiscal 2011, frente a un presupuesto inicial de 19 billones de yens, y planea construir 30.000 unidades de viviendas públicas en terrenos más altos, pero sólo tres por ciento ha sido completado hasta ahora, mientras que el proyecto está muy rezagado respecto lo previsto.