Ministro de la Presidencia: Melvin Jiménez

Presidenta del Instituto Nacional de la Mujer (ministra sin cartera):  Alejandra Mora Mora

Ministro de Comercio Exterior: Alexander Mora Delgado

Presidente Ejecutivo del IMAS, con rango de ministro de asuntos sociales: Carlos Alvarado Quesada

Presidente Ejecutivo del ICE: Carlos Obregón Quesada

Ministra del Deporte: Carolina Mauri

Ministro de Obras Públicas y Transportes: Carlos Segnini Villalobos

Ministro de Seguridad Pública: Celso Gamboa Sánchez

Ministro de Ambiente y Energia: Edgar Gutiérrez Escalón

Ministra de Cultura y Juventud: Elizabeth Fonseca

Ministro de Hacienda: Helio Fallas

Ministra de Salud: María Elena López Núñez

Ministra de Educación: Sonia Marta Mora

Ministro de Trabajo: Víctor Morales Mora

Ministro de Economia: Welmer Ramos González

Ministro de Turismo: Dilgen von Breiman Barquero

Presidente del Banco Central: Olivier Castro

Presidenta Ejecutiva de Acueductos y Alcantarillados: Yamileth Astorga

Presidente Ejecutivo del INS: Sergio Alfaro Salas

Esta lista de personas, que será completada el próximo 28 de abril, “son un grupo extraordinariamente dedicado y comprometido de costarricenses. Todas ellas, todos ellos, constituyen prueba viva de los principios y valores que este pueblo quiere más y estoy seguro que harán un trabajo extraordinario”, manifestó el gobernante.

Solís anunció que su gabinete firmarán un documento de compromisos en que se da fe de los principios y valores referidos a la ética en la función pública, el cual será “abierto, público y manifiesto, de manera que no quede duda de la forma como conduciremos los asuntos del Estado.

“He tomado la decisión de solicitar la disponibilidad de todos los cargos que vamos a designar hoy dentro de un  año para realizar frete a la gente un ejercicio de rendición de cuentas que nos permita evaluar el trabajo de todos los jerarcas de las instituciones públicas con el fin de garantizar que se cumple con el plan de trabajo”, indicó Solís.

El mandatario electo prometió que no habrá ningún espíritu de revanchismo ni ningún tipo de persecución en la administración pública, aunque aclaró que se pedirá cuentas a todas las personas que deban rendirlas sobre situaciones que no estén claras.

“Solo exigiremos probidad,  transparencia y garantía de que los recursos se manejarán con rectitud”, indicó.