Madrid. La Agencia de la Energía Nuclear de la OCDE no concibe Europa sin centrales nucleares y recomienda a Japón reactivar sus plantas, ya que el apagón nuclear en ese país le sitúa en un escenario muy difícil para cubrir su demanda de energía.

En declaraciones a la prensa en una visita a Madrid, el director general de esta Agencia de la OCDE, Luis Echávarri, ha subrayado que la situación será "muy grave" durante este verano en Japón, entre otros motivos -dice- porque la producción industrial se ha recuperado sobre 2011, pero en el ejercicio anterior aún operaban 11 plantas.

En consecuencia, el riesgo de tener un impacto económico es "muy grande" y la recomendación de la OCDE es clara: "Japón necesita las centrales". El pasado 5 de mayo, el país asiático paró su último reactor activo después de Fukushima, lo que deja a la tercera economía mundial, por primera vez en 42 años, sin centrales atómicas.

Según Echávarri, ante el aumento de la demanda energética en la época estival, habrá que usar de forma más intensa las instalaciones existentes (centrales de carbón, de gas y alguna antigua de fuel oil), ya que la opción de las renovables implica un plazo de instalación más largo.

Japón es líder en tecnologías de energías limpias, pero en 2010 solo supusieron el 3% del suministro eléctrico. "Aunque opten por un plan agresivo de apoyo a las renovables (sic) cubrir con ellas el 30% de electricidad no será posible hasta dentro de muchos años. A largo plazo, necesitarán un sector fuerte de renovables, a corto plazo no existe".

Por otro lado, Echávarri apunta al problema de que la sociedad japonesa haya perdido la confianza en su Gobierno y en su organismo regulador (NISA), blanco de fuertes críticas por su falta de independencia con la industria.

Como consecuencia de ello, se proyecta un nuevo organismo, "pero aún no han sido capaces de redactar la legislación" oportuna. "Recuperar esa confianza es difícil", advierte el responsable de la agencia nuclear. Si la sociedad percibe que el Gobierno y la NISA no tienen credibilidad y el nuevo organismo no existe "¿entonces quién define que una central es segura?, se pregunta.

Respecto a la posibilidad de una Europa sin energía atómica, el director general recuerda que supone el 30% del suministro eléctrico y asegura que "es inconcebible imaginar una Europa sin nucleares en los próximos 30 ó 40 años". "¿Después?, las nuevas generaciones lo decidirán".