"Las personas que están en la barra son parte de más de 60 mil familias que están esperando una respuesta, y esas personas representan al Soberano. Para el Frente Amplio, la gente en las barras no interrumpe", dijo este martes el diputado José Ramírez, ante la insistencia del libertario Otto Guevara, quien se sintió molesto por las protestas de los pobladores de territorios costeros en las barras de la Asamblea Legislativa.

Al terminar la primera parte de la sesión sin que se conociera el informe de la Comisión de Constitucionalidad sobre el Proyecto de Territorios Costeros Comunitarios (Ley Tecocos), las personas en la barras empezaron a golpear los vidrios del plenario con las palmas de sus manos, hecho que llevó al libertario Guevara a  pedir al presidente del Directorio que pusiera orden.

El jefe de fracción del FA, Gerardo Vargas, pidió entonces la palabra para recordar que las personas en las barras llevan años esperando a que se apruebe esta ley.

A sus palabras se sumó Patricia Mora, diputada del FA, quien dijo que si a Guevara le parecía un irrespeto la actitud de las barras, era mucho más irrespetuoso él cuando afirmó en un medio nacional que hablará cuatro años seguidos si es necesario, con tal de frenar la reforma que declarará el agua como un derecho humano.

Para Edgardo Araya, también diputado del Frente Amplio, la actitud de Guevara contra la ley de aguas dejan ver sus intensiones de oponerse a la voluntad popular y con respecto al ruido en las barras, recordó que en estos tiempos el pueblo de Costa Rica exige su derecho a participar. "A mí no me molesta que la gente venga a las barras y haga ruido. La gente de este país quiere transparencia", y en eso nos vamos a esmerar, agregó