Un hombre usa su teléfono móvil mientras un camión rocía una mezcla de compuestos de amonio cuaternario y agua para desinfectar las calles de Santiago, el 12 de mayo de 2020, en medio de la propagación del Covid-19. © Iván Alvarado / Reuters

(Foto: Un hombre usa su teléfono móvil mientras un camión rocía una mezcla de compuestos de amonio cuaternario y agua para desinfectar las calles de Santiago, el 12 de mayo de 2020, en medio de la propagación del Covid-19. © Iván Alvarado / Reuters)

De un toque de queda nocturno por casi dos meses a una cuarentena total en la región metropolitana de Santiago. Aunque para muchos países de la región no suena a un cambio significativo pues la mayoría ya han estado en confinamiento nacional, en Chile la nueva restricción es justo lo que el Gobierno intentó evitar desde el principio.

A partir de este 15 de mayo y durante por lo menos una semana, habrá un aislamiento obligatorio en las 32 comunas que están en el llamado Gran Santiago -donde también está la capital-; en las ciudades aledañas de San Bernardo, Buin, Puente Alto, Padre Hurtado, Lampa y Colina; y también en las comunas de Iquique y Alto Hospicio.

El Ministerio de Salud explicó que la cuarentena total en estos lugares implica que los habitantes no podrán salir a las calles como lo estaban haciendo y se pondrán unas “aduanas sanitarias” alrededor de estas ciudades para controlar la entrada y la salida de personas. “Estas medidas deben ser tomadas y respetadas para evitar el riesgo que más personas sean hospitalizadas y para que este foco del Gran Santiago no signifique una propagación a otras zonas”, precisó Jaime Mañalich, ministro de Salud.

Además, todas las personas que tengan más de 75 años deberán entrar en aislamiento, independientemente de la zona del país donde vivan, señaló.

Felipe Alessandri: "El confinamiento nos ayudará a aplanar la curva en Santiago de Chile"

La decisión del aislamiento en todo el Gran Santiago implica endurecer la “cuarentena estratégica y dinámica” que había impuesto el Ejecutivo a cargo de Sebastián Piñera desde el 26 de marzo, un modelo único en América Latina.

La apuesta para que la economía siguiera fluyendo, era aislar únicamente las zonas donde los casos nuevos aumentaran de manera considerable y donde se concentraran gran parte de los contagiados.

Las zonas en cuarentena han variado en el último mes y medio. El Gobierno levanta el aislamiento en los lugares apenas se evidenciaba una mejoría en las cifras de casos confirmados y dicta las restricciones para otras nuevas comunas donde se dispare el virus.

Ese tipo de cuarentena parecía estar dando resultados, pues en todo abril los nuevos casos se estabilizaron entre 400 y 500 diarios. El optimismo era tal que el presidente Piñera dijo que ya habían llegado a la “meseta” de la curva de los contagios y por eso presentó el 25 de abril el plan de desconfinamiento para comenzar lo que él mismo llamó como una “nueva normalidad”.

Pero luego, dentro del mismo Gobierno se prendieron las alarmas. La subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, expresó el 7 de mayo que los datos mostraban que Chile alcanzaría su pico en mayo. Y ahora las estadísticas le dan la razón.

Repunte de contagios por el que confinan la capital de Chile

Tal como como lo pronosticó Daza, este mes los contagios se dispararon en el país. El 2 de mayo fue la primera vez que en Chile se registraron más de 1.000 casos nuevos en un solo día, con 1.427 contagios, y desde entonces casi todos los días los positivos superan el millar día a día.

Este miércoles 13 de mayo el Ministerio de Salud publicó una nueva cifra que no se había visto antes, pues de los 1.658 contagios que se registraron el pasado martes se saltó a 2.660 nuevos infectados en tan solo 24 horas. De esos, 2.256 se confirmaron en la región metropolitana.

Y desde principios de mayo también ha escalado el número de pacientes que están en unidades de cuidados intensivos, al pasar de 428 el primer día del mes a 642 en poco menos de dos semanas. El uso de respiradores en las etapas más delicadas de los pacientes con Covid-19 también ha aumentado y actualmente están en uso 1.359 de los 1.912 ventiladores mecánicos que hay en todo Chile, según el Ministerio de Salud.

La situación más difícil es la de la capital, Santiago, y su región metropolitana, pues allí es donde se han presentado el 70% de los contagios que ha habido en todo el país. Actualmente, en el Gran Santiago se han confirmado 24.965 de los 34.381 casos que ha habido en Chile. Además, en esta región central han muerto 184 personas por el brote, del total de 346 fallecidos nacionalmente.

Esto no solo se nota en la capacidad hospitalaria, que ya en Santiago está operando al 85%; sino que además posiciona a la capital como la primera afectada por el nuevo repunte de los contagios.

"El mes de mayo está siendo muy duro con nuestro país y tenemos que tomar las medidas adecuadas en el momento oportuno para poder contener esta enfermedad", expresó el ministro Mañalich, al explicar por qué deciden poner a la región metropolitana en cuarentena total y a varias comunas aledañas.

Es por esto que el Gran Santiago pasará de tener solo ciertas zonas orientales en confinamiento a estar aislado totalmente, mientras el resto del país continúa con el modelo de cuarentena por zonas.