Equipos técnicos de esta entidad y del Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA) de Nicaragua analizaron las “no conformidades” planteadas a los productos lácteos que exportan empresas de ambos países con los sellos Dos Pinos (costarricense) y Lala (nicaragüense).

“El IPSA de Nicaragua anunció que realizará un estudio sobre la resolución dada por Dos Pinos a las no conformidades encontradas en inspecciones anteriores, para así reanudar las exportaciones a ese país. Costa Rica anunció que acepta la implementación de las medidas correctivas contenidas en el plan de acción propuesto por las autoridades nicaragüenses para el cumplimiento de requerimientos sanitarios, lo que una vez realizado implementaría la  habilitación del flujo comercial de la empresa Lala  a nuestro país”, señala un comunicado oficial.

Entre las medidas que contempla esta propuesta, el IPSA confeccionará una lista de fincas lecheras proveedoras de la empresa LALA que cumplan los estándares requeridos por Costa Rica en materia de higiene y buenas prácticas pecuarias, y se compromete a enviar trimestralmente al SENASA resultados de laboratorio que respalden las buenas prácticas sanitarias de estas fincas.

"Estamos muy satisfechos por los resultados de esta reunión y, a la vez, reiteramos el  compromiso de ambas partes para velar por el cumplimento de los acuerdos tomados en beneficio de la salud de los habitantes ", señaló Bernardo Jaén, Director General del SENASA.

El intercambio de productos lácteos se interrumpió luego de que la autoridad costarricense suspendiera la importación de los productos Lala por problemas sanitarios. En respuesta, Nicaragua suspendió la importación de los productos Dos Pinos alegando las mismas razones.