(Tyson Suzuki, editor de películas y fundador de "Active Advocate"; la activista y cantante Paris Draper; AJ Lovelace, cofundador de Blac 4 Black lives; Melina Abdullah, líder cívica; Jasmyne Cannick, defensora de la justicia social; y Ciera Foster, actriz y cofundadora de Blac 4 Black Lives. AFP)

"Le digo a todo el mundo que todos somos superhéroes, porque los superhéroes son lo mejor de la humanidad", dijo Foster, que interpreta a uno, Livewire, en la serie web "Ninjak vs. the Valiant Universe".

"ESTAMOS HACIENDO, RESPIRANDO HISTORIA EN ESTE MOMENTO"

Como muchos artistas, Foster volvió a sus raíces activistas --comenzó joven luchando por los derechos estudiantiles y por una reforma judicial-- cuando vio el video de la muerte de George Floyd, un hombre negro que murió asfixiado en custodia de un policía blanco.

Y como ella, cada vez son más los jóvenes que han usado sus talentos para hacer "imágenes súper bien producidas" de las masivas protestas, mostrar lo que ocurre y hacerlas virales en las redes sociales.

El mes pasado, tomas aéreas con dron de una marcha pacífica por el Hollywood Boulevard en la que participaron más de 20.000 personas se extendieron rápidamente por todo el mundo, y se convirtieron en una imagen duradera de este movimiento.

"Tenemos fotógrafos colgando de puentes y de los lados de los edificios que nos cubren. Están enviando estas piezas totalmente Festival de Sundance... es increíble", dijo Foster, que cofundó BLAC, sigla de Black Leadership Allied Coalition (Coalición de Liderazgo Negro Aliado).

- "SOMOS EL CAMBIO" -

Desde la muerte de Floyd, Tyson Suzuki, un joven negro de Hawai que es editor cinematográfico, ha encabezado protestas diarias contra el racismo frente al ayuntamiento de Los Ángeles.

"Empezamos a protestar pero lo hacemos en armonía: '(alcalde) Eric Garcetti, escucha. Eric Garcetti, escucha. Somos el cambio. Somos el cambio'".

Su grupo Active Advocate busca alcanzar 100 días continuos de protesta, aunque el activismo de este líder treintañero se remonta muchos años atrás.

Suzuki empezó cuando era adolescente: al ver su habilidad para editar, perfeccionar videos de patinadores, pensó que eso podría ser útil para una campaña contra las grandes tabacaleras.

"No soy un activista de la noche a la mañana, soy un organizador", dice, señalando que muchos de los que lo apoyan también trabajan en el mundo del espectáculo y aplican a estos fines sociales la misma pasión que destinan a sus trabajos creativos.

"En este momento, la pasión está destruyendo el racismo", agrega.

Para el cineasta AJ Lovelace, de 28 años, eso significa "hacer películas y obras de teatro socialmente conscientes" así como usar la tecnología y las redes para ayudar a los manifestantes "a encontrar el grupo específico con el que se alinean más".

"Mi plan para mantener el impulso es continuar creando contenido", dijo.

- "UN MEJOR FUTURO" -

El movimiento de Los Ángeles contra el racismo no solo surge y emplea las técnicas de Hollywood, sino que está dirigido a la propia industria cinematográfica.

Jasmyne Cannick, defensora de la justicia social, explicó que no es una sorpresa que "los jóvenes en la industria del entretenimiento están protestando" dado el racismo desenfrenado que existe en el sector.

"Todo el mundo que 'ama a la gente negra' en Hollywood, no han hecho un buen trabajo porque se ha permitido que (el racismo) todavía continúe todo este tiempo", dijo la experta, de 42 años.

"Supongo que básicamente solo se necesita que entre gente joven con su actitud de 'no nos importa, vamos a hacer esto'".

Para Paris Draper, cantante y activista, de 20 años, el enfoque de su generación en la empatía y la amabilidad ofrece la esperanza de un cambio radical.

"Definitivamente nos diferenciamos de las generaciones pasadas porque nos tomamos el tiempo para escucharnos unos a otros", dijo. "Creo que hoy en día todos estamos tratando de tener un futuro mejor".

(© 2020 AFP)