El 3 Congreso Mundial sobre Investigación de Murciélagos, que logró reunir a unos 650 especialistas provenientes de 55 países de todos los continentes, es la Escuela de Biología de la Universidad de Costa Rica, cuenta con el patrocinio del Instituto Costarricense de Turismo (ICT) y con la declaratoria de “interés nacional” del Ministerio de Ciencia y Tecnología por su valor científico y académico.

Durante cuatro días, investigadores de distintas latitudes comparten sus experiencias y hallazgos y analizan temas relacionados con la ecología, sistemática de clasificación de las especies, conservación, bioacústica y servicios ambientales que prestan estos animales, así como sobre las investigaciones, técnicas y métodos de estudio más recientes.

Los murciélagos son el orden de mamíferos más numeroso después de los roedores y su diversidad es muy alta, especialmente en las zonas tropicales.

Los especialistas que se dedican al estudio de los murciélagos se reúnen cada tres años en algún país del mundo. En América Latina se han efectuado dos congresos en Brasil y en México, y esta es la primera vez que llegan a un país centroamericano, explicó Bernal Rodríguez Herrera, profesor e investigador de la Escuela de Biología.

En esta oportunidad coinciden en el Congreso la Asociación Norteamericana de Investigación en Murciélagos, que efectúa un congreso anual, y la Red Latinoamericana de Conservación de Murciélagos (Relcom), que agrupa a 19 países de América Latina y del Caribe, incluido Costa Rica.

Rodríguez destacó que este congreso constituye una “gran oportunidad para la región”, en especial para los estudiantes, investigadores y profesores universitarios de Centroamérica, que están participando en discusiones de alto nivel con los científicos más reconocidos a escala mundial en la investigación de los murciélagos.

En los cuatro días del Congreso se están realizando en 15 simposios con 300 presentaciones orales y la exposición de 120 pósters sobre numerosos temas.

Servicios ambientales gratuitos

Existen una serie de mitos y de creencias populares en torno a los murciélagos, que los presentan como animales malignos, peligrosos y monstruosos.

No obstante, “lejos de ser perjudiciales, los murciélagos son muy beneficiosos para los seres humanos, al proporcionarles servicios ambientales gratuitos”, aseguró el científico de la UCR.

Estos mamíferos, que tienen más de 50 millones de años de existir en el planeta, cumplen una gran variedad de roles ecológicos: son polinizadores y muy importantes en la dispersión de las semillas. De allí que la reproducción de una gran cantidad de plantas y la producción de frutas –incluidas muchas de las que nos comemos diariamente– dependen de los murciélagos.

Algunas especies se alimentan de insectos, que de otra manera llegarían a convertirse en plagas.

El biólogo hizo hincapié en que la pérdida y fragmentación de los bosques, principal hábitat de los murciélagos, y la persecución directa de los seres humanos son las principales amenazas que afectan la supervivencia de estos mamíferos. La principal causa del acoso es el desconocimiento del papel que los murciélagos desempeñan en los ecosistemas biológicos.

Rodríguez participa en un Programa de Conservación de Murciélagos que realiza actividades educativas dirigidas a niños y campesinos en distintas partes de nuestro país y de la región centroamericana.

Costa Rica posee 110 especies de murciélagos, lo que representa el 11 % de las especies del mundo. En Centroamérica hay 160 especies y en Latinoamérica casi 300.