La Junta Directiva del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) destituyó a su gerente general, Javier Vargas Tencio, investigado por la presunta alteración de un documento judicial para levantar un embargo que pesaba sobre su salario.

La decisión la tomó la directiva institucional poco tiempo después de que la presidenta Laura Chinchilla pidió a los directores de la institución tomar cartas en el asunto en una escueta directriz, dada este lunes.

Según una denuncia de Teletica Canal 7, a Vargas se le levantó un embargo que pesaba sobre su salario por una deuda no pagada de unos 17 millones de dólares, que habría acumulado por el uso de una tarjeta de crédito girada por el Banco de Costa Rica.

El levantamiento lo hizo la institución con base en una resolución judicial que recientemente se descubrió que era falsa, aunque tenía el sello de un despacho judicial. Las autoridades de dicho juzgado aseguraron que tal resolución no existe en el expediente del caso y tiene toda la apariencia de ser una falsificación.

En los reportajes de Canal 7, los funcionarios de A y A no pudieron dar explicaciones de cómo se filtró dicho documento y de si el gerente tuvo participación en ello.

El caso está en manos del Ministerio Público.