Imagen: Foto ilustrativa. Alerta de protección a la niñez ante aumento de casos del Síndrome MIS-C, una complicación de la salud asociada a la COVID-19.

La directora del hospital Nacional de Niños Olga Arguedas, informó de la preocupación por el aumento de casos en hospitalización en menores por complicaciones relacionadas a Covid-19 en la última semana ya que puede tratarse del MIS-C un síndrome inflamatorio asociado.

“El hospital tiene ocho niños internados con complicaciones generales, pero lo más preocupante” señaló la directora del centro médico, “es que hay cuatro niños que han desarrollado el Síndrome Inflamatorio Multisistémico asociado a Covid-19 llamado (MIS-C) y uno de ellos está en condición grave, en cuidado intensivo” informó.

Ante ese aumento de casos la doctora Arguedas pidió a las familias “dar mayor protección a los infantes, puesto que, si bien no es el grupo de mayor mortalidad en comparación con el total de la población enferma, es necesario estar consciente del riesgo de complicaciones por la infección producida por el virus SARS-CoV-2 a cualquier edad, lo que amerita elevar las medidas de prevención” destacó.

El MIS-C es un síndrome raro en niños, pero de impacto muy alto, pues puede llevar a los pequeños a un estado crítico y producir dilataciones de las arterias coronarias del corazón como una secuela. Los especialistas consideran que MIS-C es una complicación del covid-19, que puede presentarse durante la fase aguda de la infección o bien unas semanas después. Hasta ahora se conoce que una pequeña minoría de niños infectados con SARS-CoV-2 desarrollan MIS-C, pero no se sabe por qué sucede.

Sin un diagnóstico temprano y un manejo y tratamiento adecuados, el síndrome puede provocar problemas graves con órganos vitales, como el corazón, los pulmones o los riñones. En casos raros, MIS-C podría provocar daños permanentes o incluso la muerte.

Desde el inicio de la pandemia el hospital Nacional de Niños se mantiene en contacto con las redes de hospitales pediátricos del mundo donde los especialistas discuten y acuerdan el desarrollo de tratamientos óptimos que puedan amortiguar la tormenta inflamatoria y tratar de salvar vidas.

Según reportes internacionales la mayoría de los niños con MIS-C tienen entre 3 y 12 años, con una edad promedio de 8 años; sin embargo, algunos casos también han ocurrido en niños mayores y en bebés.

La doctora María Luisa Ávila, jefa del servicio de Infectología del Hospital Nacional de Niños, llama a los padres y madres de familias en las que uno o varios miembros han padecido la COVID-19 a mantener observación ante la aparición de los siguientes signos de alerta que pueden relacionarse con MIS-C:

- Dolor de estómago severo, diarrea o vómitos. - Respiración dificultosa, labios o extremos de los dedos azulados. - Alteración del estado de conciencia: Confusión o desorientación o somnolencia excesiva. - Brotes o moretes en la piel de aparición reciente. -Fiebre persistente.

Si su hijo o hija tiene alguno de esos signos son una advertencia busque atención médica de inmediato en su centro de salud más cercano.

PREVENCIÓN

La mejor manera de ayudar a prevenir que su hijo contraiga MIS-C es tomar medidas para evitar la exposición a la Covid-19 en su familia y enseñarle a su hijo cómo hacer lo mismo.

Recuerde los tres elementos clave: manos limpias, cara protegida con cubrebocas y distancia de dos metros entre las personas.

Siga las siguientes recomendaciones detalladas para adultos y niños:

- Mantenga las manos limpias. Lávese las manos con frecuencia con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Si no dispone de agua y jabón, utilice un desinfectante para manos que contenga al menos un 70 % de alcohol.

- Evite contacto cercano con las personas enfermas. En particular, evite a las personas que tosen, estornudan o muestran otros signos que indiquen que pueden estar enfermas y contagiosas.

- Practique el distanciamiento físico en todo momento. Esto significa que usted y su hijo deben permanecer al menos a 2 metros de otras personas cuando estén fuera de su casa.

- Use mascarillas de tela en lugares públicos. Cuando sea difícil practicar el distanciamiento físico, tanto usted como su hijo, si tiene al menos 2 años, deben usar mascarillas que cubran la nariz y la boca.

- Evite tocarse la nariz, los ojos y la boca. Anime a su hijo a seguir su ejemplo y evite tocarse la cara.

- Cúbrase la boca con un pañuelo de papel o el codo cuando estornude o tosa. Usted y su hijo deben practicar cubrirse la boca cuando estornuda o tose para evitar la propagación de gérmenes.