El ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, confirmó que el cuerpo de Alfredo Villatoro vestido con "pantalón y camisa (de la policía antimotines) Cobra (azul moteado), un pañuelo y calcetines rojos.

El periodista hondureño Ángel Alfredo Villatoro, secuestrado el pasado nueve de mayo, fue encontrado muerto la noche del martes con dos impactos de bala en la cabeza, vestido con uniforme de la Policía Nacional y tirado a la orilla de una calle residencial al sur de la capital, Tegucigalpa, según informaron las autoridades competentes.

El ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, confirmó a medios locales que el cuerpo se encontró a las 18.30 horas locales (00.30 GMT del miércoles), con "pantalón y camisa (de la rama de la policía antimotines) Cobra (azul moteado), un pañuelo y calcetines rojos.

El portavoz de la Policía, Héctor Iván Mejía, informó en su momento que "se reconoció un cadáver del sexo masculino y lamentablemente responde a las características del periodista Alfredo Villatoro".

Horas antes de ser encontrado el cadáver, el presidente hondureño, Porfirio Lobo, había informado a la población sobre la existencia de pruebas de vida de Villatoro. "Enviaron filmaciones y son pruebas de que está vivo, esperamos siga siendo así y pronto regrese a su hogar", expresó en una rueda de prensa.

Los restos fueron levantados inmediatamente y trasladados hasta la sede de la morgue judicial, en el centro de la capital. Las autoridades señalaron que, por el momento, no arrojarán hipótesis alguna sobre el móvil del asesinato.

Medios locales reseñan que el pañuelo rojo en la cabeza y el uniforme policial es una señal de protesta contra la institución que está en proceso de depuración, por la implicación de agentes y oficiales en varios delitos, incluidos crímenes, narcotráfico y robo de vehículos.

El periodista de 47 años de edad, conductor del noticiero radial matutino de La Voz de Honduras, fue interceptado en la colonia Florencia, al este de Tegucigalpa, cuando se transportaba en su vehículo camino a su trabajo.

El colaborador de teleSUR en Honduras, Dassaev Aguilar, informó a través de su cuenta Twitter, que existe un “dolor generalizado en el gremio periodístico” y que “los periodistas y el pueblo en general estamos en un Estado sin garantías ciudadanas”.

Agregó que “la delincuencia común, el crimen organizado y las maras retan al Gobierno y su órgano de seguridad al asesinar en 15 días a dos periodistas” y que la “morgue capitalina está repleta de colegas periodistas, tras el asesinato de Villatoro”.

Aguilar citó palabras del Vicepresidente del Congreso Nacional, Marvin Ponce, quien declaró que “tras el asesinato de Villatoro, es claro el proceso de Colombianizacion".

El gremio colegiado, que reúne más de mil 200 periodistas, reiteró días atrás una solicitud al Gobierno nacional para que garantice la protección de los periodistas que, por su actividad profesional, están expuestos a sufrir atentados criminales.

El presidente del Colegio de Periodistas de Honduras, Juan Ramón Mairena, exigió justicia. "Este crimen no puede ser un número más, no puede quedar en la impunidad, esto no puede quedar así. Este mensaje que nos están mandando es para intimidarnos, estamos claros y tenemos que unirnos. Condenamos el crimen y pedimos respuesta".

La Universidad Nacional Autónoma de Honduras tiene documentados 16 secuestros en lo que va de 2012, además de 21 asesinatos de periodistas, todos impunes, durante los tres años de mandato de Lobo.

Honduras es considerado el país más violento del mundo, según estadísticas de las Naciones Unidas. EN 2011 se registraron más de 86 homicidios por cada 100 mil habitantes.