El acuerdo (ver texto integral) consta de 37 puntos y cinco anexos que detallan las obligaciones escalonadas de las partes. Este texto pone así un término a la ronda de negociaciones que iniciaron entre Irán y el denominado grupo de 5+1, el 15 de octubre del 2013 en Ginebra (ver nota del NYTimes). Este acuerdo también permite entrever una paulatina normalización de las relaciones entre Irán y las potencias nucleares de Occidente. Desde abril de 1980, Estados Unidos e Irán no tienen relaciones diplomáticas: Irán mantiene una sección de intereses en la embajada pakistaní en Washington, mientras que, en Teherán, es la Embajada de Suiza la que acoge en su seno una oficina de intereses encargada velar por los intereses de Estados Unidos en Irán (ver nota de Revue.ch).En abril del 2014, tuvimos la oportunidad de analizar la negativa de Estados Unidos de otorgar una visa de ingreso al nuevo representante de Irán ante las Naciones Unidas en Nueva York, en abierta violación al acuerdo sede entre Estados Unidos y Naciones Unidas (ver nuestra breve nota publicada en estas mismas páginas): se trató de un episodio que puso en evidencia, entre muchos otros aspectos, el tipo de estrategia a la que pueden recurrir fuerzas políticas del Congreso norteamericano opuestas a toda normalización de las relaciones entre ambos Estados.

El jefe de Estado iraní saludo los esfuerzos diplomáticos realizados por su equipo negociador (ver nota de El País), e indicó en su página en Twitter que "Extensive negotiations in light of mutual respect & win-win mentality were absolutely crucial" (ver nota de prensa).

Con la notable excepción del Primer Ministro de Israel (quién considera el acuerdo como un grave error histórico –ver nota de India Today- lo que motivó al jefe de la diplomacia de Alemania a declarar que: "This is a responsible deal and Israel should also take a closer look at it and not criticize the agreement in a very coarse way"- ver nota del JPost), los demás Estados han celebrado el acuerdo logrado en Viena. En la mayoría de las declaraciones y comunicados oficiales, se augura una nueva era en las relaciones entre Occidente e Irán: además de la satisfacción externada por los Estados presentes en la mesa de negociación, otros Estados se han manifestado, tales como, por ejemplo, Brasil (ver nota de prensa), Costa Rica (ver comunicado al final de esta nota), India (ver nota de prensa), Portugal (ver nota) o Suiz a (ver comunicado) cuyos representantes declararon: "La Suisse salue la conclusion d'un accord global entre les E3/UE+3 et l'Iran au sujet du programme nucléaire iranien ainsi que la levée progressive des sanctions. Cet accord est un signal fort, qui montre que des différends politiques internationaux majeurs peuvent être réglés de manière pacifique par le recours à la voie diplomatique". De igual manera se registran mensajes enviados desde Corea del Sur (ver nota de prensa), Paquistán (ver comunicado oficial) o Turquía (ver nota de prensa), entre muchos otros, celebrando el acuerdo alcanzado en Viena este 14 de julio del 2015.

Con relación a las relaciones entre Irán y América Latina, la última entrega de la revista Al-Kubri, Número 16 (Universidad Nacional, Costa Rica) detalla (pp.15-20) los recientes esfuerzos y logros de la diplomacia persa en América Latina, en particular en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, México, Nicaragua y Venezuela.

Documento oficial

Comunicado oficial de Costa Rica, Ministerio de Relaciones Exteriores, 14/07/2015

“Costa Rica celebra acuerdo histórico sobre el programa nuclear de Irán” 14/07/2015 09:14 AM

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica felicita al Grupo UE3+3 (compuesto por Alemania, China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia) y a la República Islámica de Irán, por el acuerdo histórico anunciado este 14 de julio, en la ciudad de Viena, como exitosa culminación de las negociaciones que han sostenido durante dos semanas y media en la capital de la República Federal de Austria y del proceso iniciado por las partes en noviembre del 2013.

Costa Rica, consecuente con su incondicional defensa del derecho internacional y de la solución de los conflictos por la vía del diálogo, manifiesta su satisfacción y su convencido apoyo a este trascendental logro diplomático y espera que a través de la ejecución del Plan Integral de Acción Conjunto acordado, se consolide en el largo plazo la resolución definitiva del expediente nuclear iraní.

Para nuestro país, el restablecimiento de la confianza de la comunidad internacional en el carácter exclusiva e inequívocamente pacífico del programa nuclear de Irán, resulta fundamental para la estabilidad, la paz y la seguridad internacionales, por lo que da la bienvenida a las medidas de monitoreo y verificación pactadas. Costa Rica expresa además su más amplio respaldo al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), entidad que jugará un papel central en la implementación de estas medidas e informará a la comunidad internacional sobre su cumplimiento.

Costa Rica saluda también la firma de una Hoja de Ruta entre el OIEA e Irán, por medio de la cual se comprometen a desarrollar una serie de acciones, a fin de esclarecer todas las cuestiones pendientes relacionadas con el programa nuclear de Irán, antes de que finalice este año.

En el contexto de la más amplia meta de alcanzar el desarme nuclear general, completo, verificable y duradero, contemplada en el Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP) y ratificada en la Declaración Especial de Belén sobre la Necesidad Urgente de un Mundo Libre de Armas Nucleares, durante la III Cumbre Presidencial de la CELAC en enero de este año; Costa Rica considera que el decisivo entendimiento logrado en Viena entre el Grupo UE3+3 e Irán, reaviva las esperanzas en la capacidad y la voluntad política de la comunidad internacional, para dar pasos significativos y concretos hacia la consecución de un mundo libre de armas nucleares.

Entre los avances fundamentales e imprescindibles, dirigidos a asegurar el futuro de la humanidad y resguardarla de las consecuencias humanitarias catastróficas del uso voluntario o accidental de las armas nucleares, Costa Rica ratifica su apoyo a las iniciativas para negociar un instrumento universal jurídicamente vinculante, que prohíba por completo la posesión, el desarrollo, producción, adquisición, ensayo, almacenamiento, transferencia, uso o amenaza de uso de esta clase de armas de destrucción masiva.

Profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho, UCR.
También por Nicolas Boeglin: