Según un sondeo del MEP, los 52 colegios cerrados más otros 22 que permanecen abiertos pero con protestas, representan un 7% del total de instituciones de secundaria del país.

La noche del domingo, la ministra de Educación, Giselle Cruz, hizo un llamado a los estudiantes para que continúe en la vía del diálogo, al que fueron convocados desde la semana anterior, a efecto de escuchar sus planteamientos y aclarar dudas.

“A los y las estudiantes les pido que sigamos conversando: ustedes son el corazón del MEP y nuestra razón de ser. Reconocemos que sus dudas son legítimas y desde el primer día los he escuchado en un marco de respeto mutuo y cordialidad”, expresó Cruz, quien asumió el cargo el pasado 9 de julio, en reemplazo de Edgar Mora.

“El cierre de centros educativos nunca será la solución -agregó-. El único camino para llegar acuerdos es el diálogo, ese es la vía costarricense, la que aprendemos en los centros educativos y la que queremos seguir fortaleciendo”.

La ministra hizo un llamado también a los padres de familia, para que convenzan a sus hijos de no participar en actividades de fuerza que impidan el normal desarrollo del curso lectivo.

 

Cierre de carreteras

Los incidentes más complejos se presentaron en la provincia de Limón donde, tras el cierre de varios colegios, los estudiantes levantaron bloqueos en la ruta 32, específicamente a la altura del puente de Guácimo, así como en Pocora y Siquirres.

Esto produjo embotellamientos de vehículos de varios kilómetros, pero las autoridades policiales que mantenían vigilancia en la zona se habían abstenido de intervenir.

Un sector minoritario de estudiantes mantiene las protestas que había iniciado antes del periodo de vacaciones, para oponerse al proyecto de educación dual, que está en discusión en la Asamblea Legislativa.

También se oponen a la instalación de baños especiales para personas de la diversidad sexual (LGTB) y reclaman mejoras en la infraestructura escolar.

Inicialmente, la principal demanda formulada era la separación de su cargo del entonces ministro de Educacion, Edgar Mora. No obstante, la renuncia del funcionario no hizo variar la posición de los grupos más radicales que ahora han mantenido hacerle la guerra a la nueva titular de la cartera, Giselle Cruz. 

Este lunes, en declaraciones a un medio radial, el presidente de la Asamblea Legislativa, Carlos Ricardo Benavides, dijo que es inaceptable que se quiera impedir a los diputados la discusión de un proyecto mediante tácticas de “violencia callejera”.

El diputado liberacionista dijo que detrás de las protestas estudiantiles se encuentran los profesores, quienes solo defienden intereses gremiales.