Foto: ODI. Graduadas de la Escuela de Enfermería de la Facultad de Medicina de la UCR

Después del cierre de la Universidad de Santo Tomás en 1888, la primera casa de educación superior del país en aportar los primeros dos graduados de bachiller y un licenciado en medicina, Costa Rica nuevamente era dependiente de médicos extranjeros y de aquellos pocos costarricenses que estudiaban en el exterior.

Así lo deja ver la doctora Yalena de la Cruz en su escrito “Historia de la Escuela de Medicina”. Por lo general, solo algunas personas, usualmente las de mayor poder adquisitivo, tenían los recursos económicos para ir al extranjero y consolidar su aprendizaje en el área médica.

Esto empezó a cambiar en 1937, cuando el doctor Antonio Peña Chavarría propone por primera vez, de manera formal, la necesidad de abrir un espacio de formación médica en Costa Rica. Sin embargo, fue hasta el 25 de agosto de 1947 cuando el Congreso Constitucional de la República emite la Ley Nº 1053 para hacerlo.

El 17 de octubre de 1953 la Asamblea Universitaria de la recién fundada UCR, resuelve crear la Escuela y la Facultad de Medicina. De esta forma, se inicia un arduo camino de ocho años, durante los cuales se daría forma a los planes de organización y se adquiriría el equipo necesario para desarrollar la tarea de la formación de nuevos profesionales en medicina.

El 6 de marzo de 1961 se consolida un esfuerzo esperanzador: la Facultad de Medicina de la UCR abre oficialmente sus puertas a los primeros estudiantes, quienes reciben sus títulos de médicos en 1965.

Costa Rica logró en ese momento histórico lo que pocos países en vías de desarrollo alcanzaron: la invaluable oportunidad de contar con más personal médico al servicio de todo un país. El éxito hoy se ve reflejado a nivel internacional, cuando estudios como el Annual Global Retirement Index posicionan a Costa Rica dentro los países con los mejores servicios de salud del mundo.

“Se puede apreciar en su magnitud lo que los nuevos profesionales han contribuido al sistema de salud y, al mismo tiempo, se han fortalecido como médicos generales y especialistas. La Facultad ha tenido 15 decanos; excelentes médicos todos ellos, docentes e investigadores de primer nivel, cuyo legado académico y científico es vasto. Ellos tuvieron la visión de mantener la devoción por la excelencia académica en toda la malla curricular y motivaron a su cuerpo docente a continuar especializándose en las mejores universidades del mundo”, compartió el doctor Morales en un artículo publicado en La Nación y también compartido con la Oficina de Divulgación e Información de la UCR.

Con la creación de la Facultad y de la Escuela de Medicina se da paso a otras escuelas. La primera es la Escuela de Enfermería, que en 1976 se separa de la Escuela de Medicina y pasa a ser una unidad académica independiente adscrita a la Facultad.

Posteriormente, en 1980 se abre la carrera de Nutrición. En 1994 la carrera se convierte en la Escuela de Nutrición y es la tercera escuela de la Facultad. En 1995 nace la Escuela de Salud Pública y, el 30 de agosto 2004, la Escuela de Tecnologías en Salud de la UCR, la más joven de todas las escuelas adscritas a la Facultad de Medicina.

“En la Facultad laboró y labora el mejor personal docente del área sanitaria que haya tenido el país desde la década del sesenta, lo cual resulta en la graduación de eminentes profesionales en Medicina, Enfermería, Nutrición, Salud Pública y Tecnologías en Salud, quienes, a su vez, producen un efecto amplificador de la vocación académica, científica y de servicio social”, resaltó Morales.

(jenniffer.jimenezcordoba@ucr.ac.cr)