Con el conflicto sirio encausado, Obama, durante una entrevista a la cadena ABC, retomó la campaña contra el programa nuclear iraní y recordó que "la amenaza contra Israel que un Irán nuclear plantea, está en nuestro centro de intereses".

Obama subrayó que el gobierno iraní reconoce la postura internacional común para evitar una enfrentamiento nuclear en la zona e insistió en que el ejemplo de la presión sobre Siria para acabar con su arsenal de armas químicas sirva de lección para los iraníes.

"Creo que el nuevo presidente no va a hacer de repente las cosas más fáciles. Pero mi opinión es que si usted tiene una amenaza creíble de la fuerza, junto con un esfuerzo diplomático riguroso, se puede llegar a un acuerdo", concluyó Obama su mensaje al mandatario iraní Hasan Rohani. La semana pasada, Rohani no descartó reanudar la negociaciones internacionales, pero aclaró que su país no renunciará a sus derechos nucleares.

Por otra parte, el mandatario estadounidense rechazó las críticas vertidas sobre él tras haber cambiado su política respecto a la crisis siria y paralizar un ataque militar limitado a cambio de encauzar una solución diplomática tras el presunto ataque con armas químicas ocurrido a las afueras de Damasco el pasado 21 de agosto.

"Quiero ese problema solucionado. Y como consecuencia de las medidas que hemos tomado durante las últimas dos y tres semanas, ahora tenemos una situación en la que Siria ha reconocido que tiene armas químicas, ha dicho que está dispuesto a unirse a la convención sobre las armas químicas y Rusia, su principal patrocinador, ha dicho que va a presionar a Siria para llegar a ese acuerdo", resumió.