La Asociación Nacional de Empleados Públicos (ANEP), el Frente Interno de Trabajadores del ICE (FIT) y el Sindicato de Educadores Costarricenses (SEC) son algunas de las organizaciones que han convocado a la llamada “audiencia de la calle”.

El movimiento es una reacción a la solicitud hecha a la Aresep por la Asociación Costarricense de Grandes Consumidores de Energía (Acograce), integrada por empresas nacionales y extranjeras, para que se les apruebe una rebaja a las tarifas.

La misma agrupación empresarial sugiere que, para compensar lo que el ICE y Fuerza y Luz dejarían de percibir, cerca de 50.000 millones de colones anuales, se apruebe un aumento para los pequeños consumidores, es decir, para las familias en general.

“Los hogares de la clase trabajadora asalariada y no asalariada; las familias que están sufriendo por el desempleo; la micro, la pequeña y la mediana empresa, no soportarán un alza de hasta un 11 % en la tarifa actual de electricidad”, afirma la ANEP en un comunicado.

Electricidad y política

Los sindicatos han llamado la atención sobre el hecho de que el vicepresidente de Acograce es el empresario Jack Liberman, hermano del segundo vicepresidente del gobierno, Jack Liberman.

“No podemos mencionar esta circunstancia considerando el creciente sentimiento de desconfianza ciudadana en su clase gobernante”, señaló la ANEP.

Asimismo, los dirigentes sindicales hicieron un emplazamiento público a los candidatos presidenciales para que se refieran “en forma clara y contundente” a este tema

“Por un lado, ellos vienen indicando, de una manera u otra, sus preocupaciones sobre el tema de la desigualdad; por otro, deben tener claro que el mayor número de votos posibles que puedan obtener, provendrá, precisamente, de esos hogares de la clase trabajadora que ya, de por sí, están pagando muy caro el recibo de la luz y que ahora pagarían más si la Aresep se “rinde” ante la Acograce”, puntualiza.