Imagen: Foto Internet. La severa crisis económica y social que profundizó la pandemia de la COVID19 en Costa Rica, es más crítica aún para las mujeres que sufren el desempleo y la falta de oportunidades pero además, porque son ellas las que asumen la manutención de hijos e hijas y de las personas mayores.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) destaca que estos datos reflejan el estado de afectación por las medidas de confinamiento y restricción al movimiento de las personas tomadas por el gobierno para contener la pandemia de la COVID-19, en el mercado laboral en el Trimestre Móvil de junio, julio y agosto de 2020, de la Encuesta Continua de Empleo.

La Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) por su parte, indica que la pobreza por ingresos alcanzó el 26,2%, un aumento del 5.2 pp, mientras que la pobreza extrema se incrementó en el país durante los más de siete meses de la pandemia por la COVID-19, afectando al 7.0% de la población total. En las zonas urbanas es del 26.4%, registra un 6.6% más que a principios del 2020 y en las rurales del 25.5%.

También sufrió un fuerte impacto hacia abajo el ingreso promedio de los hogares del 13% en áreas urbanas y 5.7% en zonas rurales.

Todos los indicadores sobre la pauperización de las condiciones de vida de los trabajadores y sectores de bajos recursos en tanto en el índice de pobreza como las tasas de empleo y desempleo en la población económicamente activa (PEA) revelan que la crisis afecta mayormente a las mujeres incluidas en ese 26 % de la población más pobre del país, según el INEC.

LOS DATOS DEL EMPLEO

La población activa en la fuerza de trabajo nacional presentó una disminución estadística significativa de 118 mil personas menos con respecto al trimestre junio, julio y agosto de 2019, al ubicarse este año en 2,35 millones de personas trabajadoras.

La población ocupada, se estimó en 1,800 millones de personas y en comparación con el mismo periodo del año anterior, presentó una reducción estadística significativa de 383 mil personas más que ingresaron a la PEA sin trabajo.

Sobre la población desempleada, el estudio señala que 544 mil personas no tienen trabajo, lo que quiere decir que la cifra aumenta en 264 mil personas comparado con el mismo trimestre móvil del año pasado. Se trata de personas que buscaron activamente un empleo o bien no buscaron porque esperaban el reinicio de operaciones de su empleador o respuesta a gestiones realizadas.

La tasa neta de participación fue 58,7 %, lo que significó una disminución de 3,8 puntos porcentuales (pp.) comparada con el trimestre móvil del año anterior (62,5 %). Por sexo, la participación laboral de los hombres fue de 71,0 % y la de las mujeres fue de 46,4 %.

El porcentaje de ocupados con respecto a la población de 15 años o más fue de 45,1 %, lo que representa una disminución significativa de 10,3 pp. en comparación con el mismo periodo del año anterior. La tasa de ocupación de los hombres se ubicó en 57,3 % y para las mujeres en de 32,8 %.

La tasa de desempleo para el trimestre junio, julio y agosto 2020 aumentó en comparación con el mismo trimestre de 2019. La tasa de desempleo nacional fue de 23,2 %, en comparación con el mismo trimestre del año anterior, aumentó estadísticamente en 11,8 pp. Las mujeres presentan una mayor tasa de desempleo que los hombres; 29,1 % y 19,3 % respectivamente.

TASA NETA DE PARTICIPACIÓN 58,7% TASA DE OCUPACIÓN 45,1% TASA DE DESEMPLEO 23,2% TASA DE NO PARTICIPACIÓN 41,3 % TASA DE PRESIÓN GENERAL 31,0% PORCENTAJE DE SUBEMPLEO 26,2%.

Indicadores generales. Porcentaje de ocupados con subempleo.

El porcentaje de las personas ocupadas que trabajan menos de 40 horas por semana y desean trabajar más horas se estimó en 26,2 %, aumentando de forma interanual en 15,6 pp. respecto al mismo trimestre de 2019. Por sexo, estos porcentajes se ubicaron en 26,1% para los hombres y 26,4% para las mujeres.

Tasa de presión general. La presión ejercida en el mercado laboral por la población desempleada y la población ocupada que busca cambiar de empleo se estimó en 31,0 % y en comparación con el mismo trimestre del año anterior, aumentó 10,3 pp. Para los hombres, la tasa de presión general fue de 28,5 %, en cambio para las mujeres fue 34,8 %, 6 pp, con mayor afectación para las mujeres.

Tasa de no participación. El porcentaje de personas que se encuentran fuera de la fuerza de trabajo con respecto a la población de 15 años o más, fue de 41,3 % y en comparación con el trimestre junio, julio y agosto de 2019, aumentó 3,8 pp. Asimismo, son las mujeres las que presentan la mayor tasa de no participación (53,6 %) en contraste con los hombres (29,0 %).

(* Con la colaboración de Geovanny Brenes Gómez, geógrafo).