El rector de la UCR, Henning Jensen, explicó que el texto que se presentó, este lunes, ante el Ministerio de Trabajo modifica solo algunos aspectos y no la totalidad de la Convención Colectiva vigente.

“Es una propuesta moderna y equilibrada”, señaló, entre los derechos de los trabajadores y las posibilidades de la Institución y del país. Jensen recordó, además, que este acuerdo ampara a todas las personas trabajadoras de la Institución.

El Rector acudió a la Dirección de Relaciones Laborales en compañía de una delegación universitaria integrada por sus Vicerrectores y varios decanos de distintas facultades.

La delegación fue recibida por el ministro de Trabajo, Carlos Alvarado, y el Viceministro del Área Laboral y Economía Social Solidaria, Harold Villegas, a quienes explicaron el proceso de gestión de los acuerdos que ha durado varios meses hasta llegar al texto que fue presentado.

Jensen solicitó a Alvarado y Villegas la designación de observadores que atiendan todas las sesiones de la negociación con el Sindicato de Empleados Universitarios (SINDEU).

El ministro Alvarado y el Viceministro Villegas, se mostraron complacidos por la seriedad con que las autoridades universitarias se toman el tema e instaron a que la nueva convención  colectiva se ajuste a la realidad del país y ofrezca un balance entre el servicio que se da a la ciudadanía, las finanzas públicas y el respeto a los derechos de los trabajadores.

“Aunque lograr ese balance no es una tarea sencilla, con el diálogo que caracteriza a los costarricenses se puede lograr” enfatizó Alvarado.

El Ministro abogó porque las negociaciones se den en un ambiente de respeto y colaboración y adelantó que la participación de observadores de esa cartera se dará bajo estricto respeto de la autonomía universitaria.

Cambios propuestos

El Artículo 6 del texto sustitutivo propone que el ajuste salarial por costo de vida se pague por semestre vencido como ocurre con el resto de trabajadores y trabajadoras del país.

Entre el 2013 y el 2016, el ajuste salarial por semestre anticipado -con base en las proyecciones del Programa Macroeconómico del Banco Central sobre el porcentaje de inflación del año siguiente-, hizo que las personas trabajadoras de la UCR recibieran incrementos salariales superiores al 10%, por encima de la inflación, situación que a juicio de las autoridades universitarias es insostenible.

Mientras los incrementos salariales fueron de 6.8% en 2013, 5.3% en 2014, 5% en 2015 y 3% en 2016, para un incremento salarial acumulado a la base de un 19.93%, en el mismo período la inflación acumulada fue de un 8.32%.

Reconocimiento por experiencia laboral. En el Artículo 13 que regula las anualidades, a diferencia de lo que dice la convención colectiva vigente, de un 3% anual para todo el personal, el texto sustitutivo establece una anualidad escalonada.

Esto permitirá a la UCR ofrecer un salario competitivo durante los primeros cinco años con respecto a otras instituciones del sector público, sin que una vez pasado ese período se den diferencias salariales abismales entre instituciones del mismo sector o entre las mismas personas trabajadoras de la Institución, y sin que se afecte negativamente las finanzas de la Universidad.

Para lograr un salario competitivo con respecto al resto del sector público, en los primeros cuatro años de servicio la anualidad va a tener un porcentaje del 5.5%, en los años cinco y seis, un 4%, del año 7 al año 30, un 3%, y a partir de los 30 años, un 1%.

Lo anterior está sustentado en los resultados de dos estudios comparativos de salarios con otras instituciones públicas realizados por el Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas (IICE-UCR), en 2012 y en 2015, que demostraron que los salarios de contratación de la UCR son poco competitivos porque se ubican alrededor del percentil 50, pero que, a partir del año cinco en su gran mayoría pasan a ser muy competitivos, al punto de que son los mejores salarios que se pagan en el sector público, dándose diferencias enormes a partir del año 10.

Otra variante, es que la anualidad se pagará a partir del salario base, y no como se efectúa actualmente tomando en cuenta el salario base más otros componentes salariales, a excepción de la dedicación exclusiva.

El Vicerrector de Administración, Carlos Araya Leandro, aclaró que estas modificaciones no violentan los derechos adquiridos de las personas trabajadoras de la Institución. “Una vez que entre en vigencia la nueva convención colectiva, quienes tengan menos de cinco años de laborar para la UCR continuarán recibiendo un 5.5% de anualidad. El quinto y sexto año, un 4%. Y a partir del sétimo año, un 3%. Asimismo, la fórmula de cálculo de la anualidad sobre el salario base regirá únicamente para las personas que ingresen a laborar después de entrar en vigencia la nueva convención colectiva”.

El texto propuesto regula por primera vez en el ámbito de la UCR lo referente al cambio de horarios para facilitar el desplazamiento de las personas funcionarias de sus hogares a sus lugares de trabajo y se incluye la posibilidad de laborar cuatro días a la semana en jornadas de 10 horas diarias o el establecimiento de diferentes horarios, previa negociación entre el trabajador y la jefatura.

Asimismo, se establece el teletrabajo como modalidad de organización y desarrollo de la relación laboral, que se regulará por acuerdo entre las partes según la conveniencia institucional.

Conciliación de la vida familiar y laboral. El texto sustitutivo incorpora también aspectos novedosos tales como espacios laborales libres de violencia y medidas para la conciliación de la vida familiar y laboral. Por ejemplo, cuando se identifique una situación de violencia intrafamiliar en la cual la persona agresora y la persona agredida sean trabajadores de la Universidad, se tomarán medidas que garanticen la seguridad de la persona agredida.

Sobre los beneficios a las trabajadoras de la UCR con Licencia por Maternidad, disfrutarán de un permiso con goce de salario de 35 días naturales adicionales después del parto, lo que permitirá que las madres de la UCR alcancen niveles similares, en este aspecto, a las de países como Chile y Cuba. En beneficio de los recién nacidos, la Institución concederá un permiso con goce de salario por 35 días naturales adicionales después del parto. La Convención colectiva vigente ya contemplaba un derecho similar, pero de 15 días.

Además, en casos de partos múltiples, se concederá un mes más por cada niño “adicional”. Asimismo, cuando el niño o la niña nazcan con algún tipo de discapacidad o problema de salud severo, se ampliará el permiso hasta un máximo de seis meses, incluida la Licencia por Maternidad de cuatro meses.

Otro cambio visible y positivo es el aumento de la Licencia por Paternidad de dos días a 15 días naturales, con miras a que haya una corresponsabilidad en la atención del niño o la niña en sus primeros días.

La convención colectiva vigente contempla una licencia de tres meses con goce de salario para la trabajadora que adopte a una persona menor de edad, el texto sustitutivo también contempla 15 días naturales para el trabajador, que en una relación de pareja, adopte a una persona menor de edad.

Los permisos por fallecimiento de familiares, se mantienen en cinco días hábiles si el deceso ocurre en el país y 10 días hábiles si se da fuera del país, en el caso de padres, cónyuge, hermano, hermana, relación de hecho o pareja, sea del mismo sexo o no. La licencia por el fallecimiento de un hijo o una hija se eleva a 15 días, ocurra ésta dentro o fuera del país.

Con respecto al período de lactancia materna, toda trabajadora tendrá derecho a una hora de lactancia hasta por dos años, independientemente de la jornada laboral de la madre y la universidad establecerá condiciones adecuadas para que las madres trabajadoras puedan extraerse la leche materna y conservarla durante su jornada laboral en condiciones de higiene, proximidad, privacidad y seguridad.

La comunidad universitaria aportó al proceso

Las autoridades resaltaron que el nuevo texto surgió de un proceso colectivo que incluyó una consulta general a la comunidad universitaria, en la que las personas trabajadoras tuvieron la oportunidad de realizar sugerencias para la mejora del documento, o bien, para la derogación de los artículos que consideraran obsoletos o sin lugar.

En total se recibieron 114 sugerencias, 41 comentarios sobre diversos artículos y se contabilizaron 45 participaciones.

Además se recibió la asesoría de abogados especialistas en el tema, ex vicerrectores, ex negociadores de convenciones colectivas e investigadores en la materia, y se recopilaron puntos de vista al respecto con las vicerrectorías, OPLAU, Recursos Humanos, Suministros, Servicios Generales, el CIEM y la CIMAD, entre otras.