Según el estudio de la CEPAL, estos logros responden a las medidas adoptadas en política económica por la Administración Solís Rivera que han dado como resultado la reducción sostenida de las tasas de interés en el país.

“El país mostró la mayor rebaja en tasas de interés de política monetaria en la región entre 2014 y 2016, y la segunda mayor reducción en las tasas de interés activas representativas” señala CEPAL.

Adicionalmente, debe indicarse que, en estas dos mediciones “Costa Rica alcanzó en el 2016 el indicador más bajo en la década”.

“Todo esto en un entorno latinoamericano en el que el promedio, por el contrario, tendió al alza de las tasas de interés, en lugar de a la baja” señala el estudio.

El Vicepresidente y Ministro de Hacienda Helio Fallas, coordinador del Consejo Presidencial Económico, destacó que los resultados demuestran el manejo de una política económica responsable y creativa, con la que se procura generar condiciones propicias para una reactivación de la producción.

La reducción de las tasas de interés permite que las personas que tienen obligaciones crediticias enfrenten un alivio en el pago de sus obligaciones y puede utilizarse para estimular la inversión y el crecimiento de la producción.

Además, dado el alto nivel de endeudamiento del Estado, la reducción de las tasas de interés reduce la presión sobre la obtención de recursos para financiar estos pagos, puntualizaron.

En esta materia, Costa Rica se ubica a la cabeza en la región. Según los datos recopilados en el "Balance preliminar de las Economías de América Latina", divulgado por la CEPAL, Costa Rica redujo en más de tres puntos porcentuales su registro para la tasa de interés de política monetaria del 2014 al 2016, al pasar de 4,90 a 1,80.

Fue el registro más bajo en América Latina, que en promedio pasó de un registro de 7,00 a 7,70 en ese mismo período.

Este resultado solo fue superado en la región, en la última década, por Chile en el 2010, cuando reportó 1,50.

Debe anotarse que América Latina está pasando por una actividad económica complicada, por lo que la reducción de las tasas de interés es uno de los instrumentos que pueden utilizar los gobiernos para reactivar sus economías. En este contexto, la situación de Costa Rica es menos complicada que otros países, con un crecimiento de la productividad por encima del promedio de la región y una inflación controlada, señala el organismo regional.

Entre 2014 y 2016, Costa Rica además redujo casi dos puntos porcentuales (1,90) su registro para las tasas de interés activas representativas, al pasar de 16,60 a 14,70.

Solo superado en América Latina por México, que pasó de 28,60 a 26,40 en este lapso, una rebaja de 2,20 puntos porcentuales. Sin embargo, debe considerarse que no es lo mismo reducir 2 puntos de una base de 28, que de 16, es decir, la reducción costarricense debe dimensionarse en ese aspecto.

Debe acotarse además, que fue en un contexto en el que América Latina se movió en la dirección contraria, ya que el promedio de la región pasó de 16,60 a 17,50. También se debe considerar que el panorama en cada país difiere, pues al contar con menores niveles de crecimiento o mayores impactos en el aumento de precios, se les reducen los espacios para maniobrar a sus autoridades económicas.

En ese sentido, los registros tanto de la tasa de interés de la política monetaria, como de las tasas activas representativas, alcanzaron en el 2016 el nivel más bajo en la última década para el país.

En el caso de la política monetaria, antes de este registro de 1,80 el menor había sido 3,50 en el 2015, mientras en los datos de tasas activas representativas, solo había sido superada por el dato de 15,9, también en el 2015.