Este será el aspecto de la obra terminada.

En el acto participaron el presidente Carlos Alvarado, el ministro de Transportes, Rodolfo Méndez y representantes de la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), que tendrá la supervisión de la obra.

Este proyecto forma parte de la serie de trabajos que se llevan a cabo en el sector este de la ruta de circunvalación, que también incluye pasos a desnivel en la rotonda de las Garantías Sociales (a punto de concluir) y en la rotonda de la Bandera, que iniciará en los próximos meses.

“La eliminación de esta intersección de semáforos nos permitirá construir en este sitio una rotonda bajo la cual habrá un paso a desnivel que permitirá que los 50 mil vehículos que transitan diariamente por Circunvalación puedan desplazarse sin interrupción”, explicó el ministro Méndez.

El nuevo paso a desnivel de Guadalupe tendrá una longitud de 790 metros, 4 carriles (dos por sentido) así como dos carriles por sentido para permitir el acceso hacia las localidades aledañas.

También se construirán aceras a ambos lados, bahías para autobuses, un puente peatonal y una alcantarilla ampliada sobre el río Torres.

“Estamos desatando los nudos que nos impedían avanzar en proyectos que son neurálgicos para el desarrollo y bienestar de las personas”, comentó por su parte el presidente Alvarado. 

Alejandro Rossi, representante de UNOPS Costa Rica, reafirmó el compromiso de esta entidad de impulsar una nueva obra de calidad para el Gran Área Metropolitana, asegurando que será ejecutada con los más altos estándares técnicos, procurando la menor interferencia del tránsito vehicular y molestias para los vecinos, garantizando la participación comunitaria y el enfoque de género.

Según lo estipulado en el contrato, la construcción de esta obra, a cargo de la empresa Puentes y Calzadas, se desarrollará en 14 meses, contados a partir de enero. La inversión será de $19.5 millones, recursos provenientes de un empréstito del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).