La diputada Patricia Mora, presidenta del Frente Amplio, confirmó que la funcionaria presentó la acusación y entregó fotografías que supuestamente incriminan a Vargas.

“El Frente Amplio actuó correctamente, el diputado renunció  y ahora el asunto está en las instancias que debe estar: el Ministerio Público y el Tribunal Supremo de Elecciones”, indicó Mora.

Sin embargo, Vargas mantuvo que las acusaciones son falsas y aseguró que la supuesta víctima está siendo presionada por algunas personas que están decididas a impedir que él pueda regresar a su curul legislativa.

En particular acusó a Mora y a la ex diputada Gloria Valerín, jefe a.i. de la División Legislativa, de instigar a la funcionaria para que actuara judicialmente en su contra.

Ronal Vargas renunció a su diputación el pasado 5 de febrero, tras lo cual pronunció un discurso ante sus colegas diputados haciéndoles creer que la renuncia se debía a una enfermedad grave.

Posteriormente, denunció que había tomado esa decisión bajo intensas presiones por parte de la jerarquía del Frente Amplio y pidió al Tribunal Supremo de Elecciones que anulara la renuncia, solicitud que aún no ha sido resuelta por los magistrados del TSE.

De darle el TSE la razón a Vargas, éste regresaría al Congreso pero ya no bajo la bandera del Frente Amplio, según advirtieron los dirigentes de esa agrupación.